Tengo muchas ganas de llegar a conocer a usted

Traductions en contexte de 'Tengo muchas ganas de' en espagnol-français avec Reverso Context : Tengo muchas ganas de uno de tus mundialmente famosos martinis. Tengo muchas ganas de que este año que viene, conocer a sus hijos, y llegar a conocer a ustedes, los padres también! Usted puede venir a este sitio web para ver los eventos de la clase y las tareas futuras. Usted es la clave para asegurar nuestros viajes este año son un éxito! Tengo muchas ganas de conocer el Gran Poder. ... Será una manera de llegar al público. Mi promotor en Bolivia se está encargando de gestionar mi visita a otras ciudades. ... Si usted es de los ... ¡qué ganas tengo de empezar las vacaciones! I can't wait for the holidays to start! no tengo ganas de que me pongan una multa I don't fancy getting a fine. ... tengo muchas ganas de dormir. I really feel like sleeping. tienes ganas. you feel like. tengo muchas ganas de volver al pueblo. I want to get back to the village. con ganas. Santiago Gómez: 'Ganas de llegar y conocer de una manera cercana la diócesis sí que tengo' El nuevo obispo tomará posesión en julio y ya piensa en una gran actividad a partir de septiembre, con las comuniones y confirmaciones. Espera hablar con los sacerdotes y los fieles de la Iglesia para iniciar el camino a recorrer Tengo muchas ganas de llegar a mi pueblo y juntarme con mis amigos para charlar y tomarnos unas cervezas; también dar un paseo por la playa y por el monte y respirar un poco... Start studying spanish chapter 7 test review. Learn vocabulary, terms, and more with flashcards, games, and other study tools. Vístase con toda la ropa de lujo Frescas busca zapatillas de Def Me encanta los dedos de los pies de Shell Walkin que caminan Hable mancha que hablar Estoy likin 'este chico americano chico americano. Llévame en un viaje Me gustaría ir algún día Me llevan a Nueva York Me gustaría ver L.A Tengo muchas ganas de venir a patear con usted Santiago Gómez: 'Ganas de llegar y conocer de una manera cercana la diócesis sí que tengo' Santiago Gómez Sierra es el nuevo obispo de Huelva que tomará posesión el próximo mes de julio. En declararaciones a Huelva Información destaca su ilusión por esta nueva labor episcopal, ya que hasta ahora es el obispo auxiliar de Sevilla.

Enredo IX

2018.07.05 20:11 master_x_2k Enredo IX

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Enredo IX

Querida Miss Militia...
¿Estaba mal comenzar con querida? ¿Implicaba eso más amistad o intimidad que la que existía? ¿Parecería una burla?
Miss Militia, nos encontramos esta noche...
No. Si fuera por esa ruta, ella podría tirarla a un lado junto con todos los otros correos de admiradores que recibió.
Miss Militia, usted me conoce como Skitter, pero realmente no me conoce...
Mejor, pero no me gustó el tono. Lo dejaría como está, seguiría adelante y volvería más tarde.
*...*Verá, no soy un villano, a pesar de...
¿A pesar de que? ¿A pesar del hecho de que aterroricé y lastimé a mucha gente inocente? ¿A pesar de que casi había matado a Lung y luego le había cortado los ojos? ¿Que tenía casi doscientos ochenta mil dólares en dinero ilegítimo a mi nombre?
Me estremecí, saqué mis manos de mis bolsillos y arreglé mi sudadera para cubrir mi estómago expuesto. Después de llegar al departamento, Brian sugirió que estábamos demasiado cansados ​​para discutir la propuesta de Coil, por lo que postergamos toda la discusión hasta la mañana. Me alegré por la excusa para evitar oír o ver algo que pudiera hacer esto más difícil. Además, le había prometido a mi papá que estaría en casa esta noche.
Eran más de las nueve, así que el autobús del ferry solo llegaba cada noventa minutos. Pensé que era mejor caminar a casa que esperar. También podría usar el estiramiento, dado el abuso que mi cuerpo había sufrido mientras montaba a Judas.
Metiendo las manos en los bolsillos, volví mis pensamientos a que diría en mi carta a Miss Militia. Taché “a pesar”. ¿Otro enfoque, tal vez?
...Lo creas o no, mis intenciones todo el tiempo han sido buenas. Me uní a los Undersiders en primer lugar para ayudarles. Para ayudar a esta ciudad...
¿Era eso completamente cierto? No. Si fuera sincera conmigo misma, parte de la razón por la que me había unido y me había quedado con los Undersiders era porque me había sentido sola. ¿Qué tal si ofrecía algo de honestidad?
...Me tomó por sorpresa lo fácil que fue que me agradaran. Estaba en un mal momento, y me aceptaron. Así que escribir este correo electrónico es difícil. Pero es necesario. Al final, decidí seguir este camino porque sirve al bien mayor...
Eso fue lo que me dije a mí misma, mas temprano, antes de irnos para el trabajo. Que seguir con esos tipos representaría el mayor riesgo para los inocentes, que eventualmente llevaría a alguien a quedar atrapado en el fuego cruzado, o que me arresten por algo serio.
Pero ahora tenía el plan de Coil que considerar. ¿Realmente estaba siendo honesta acerca de cómo planeaba ayudar a esta ciudad? No tenía ninguna razón para creer que él estaba mintiendo, y Tattletale lo estaba avalando. Pero al mismo tiempo, el símbolo de Coil era una serpiente, y Tattletale había ocultado la verdad y me había engañado antes.
La pregunta era, ¿estaba tomando esta ruta porque serbia al bien mayor? No. O al menos, no estaba segura de que fuera mi razón para tomar una decisión u otra.
¿Por qué lo estaba haciendo, entonces?
Había sido una pregunta difícil de responder horas atrás, y ahora era doblemente difícil. Suficiente como para asustarme. ¿Cómo había llegado a este punto?
Mi mente se remontó a una ves que me senté en una de las clases de la universidad de mi madre. No podría haber tenido más de diez años, mi padre había estado ocupado y mi madre no había podido encontrar una niñera. Así que había sido precoz, orgullosa como un demonio de estar sentada en esa conferencia de inglés con adolescentes y veinteañeros y entendiendo lo que mi madre estaba diciendo. Incluso habíamos leído el libro juntas, durante las semanas anteriores, así que sabía el material. El libro Las Naranjas no son la Única Fruta.
Mientras estaba sentada y escuchando, un hombre mayor había entrado y se había sentado a mi lado, en la última fila. Con una voz amable, había murmurado un comentario sobre cómo mi madre era una excelente profesora. Luego, unos minutos más tarde, cuando reuní el valor suficiente para levantar la mano y responder a una de sus preguntas, él me había hecho un cumplido a mí, se levantó y se fue. A pesar de todo mi orgullo por mi madre y propio, lo que me sorprendió del encuentro fue el cabello del hombre. Un ridículo peinado para cubrir calvicie.
Después de que la clase había terminado y mi madre me había llevado a casa, mencioné al hombre, y ella lo identificó como el jefe de su departamento, su jefe. Luego mencione el peinado y lo mal que se veía.
“Míralo desde su perspectiva”, me había explicado. “Tal vez, hace mucho tiempo, comenzó a perder un poco de cabello, pero podía cepillarlo hacia un lado de una manera que hacía que no se notara mucho. Cada año que pasaba se cepillaba el pelo un poco más. Fue gradual, algo a lo que lentamente se acostumbró, viéndolo en el espejo todas las mañanas y todas las noches. Muchos pequeños pasos.”
“¿Por qué alguien no lo señala?” Yo le había preguntado.
“No tiene a nadie que se lo señale”, me había respondido, “y cualquiera que lo conozca lo suficientemente bien no quiere herir sus sentimientos, incluso si fuera mejor a la larga.”
“Tú podrías”, le dije.
Así que ella lo hizo, más tarde esa semana. Fue brutalmente honesta con el viejo jefe del departamento de inglés. Según ella, se había cortado el pelo y luego le había dado las gracias en una fecha posterior. Ese evento y lo que mi madre había hecho después siempre quedó grabado en mi memoria.
Tragué un nudo en mi garganta. Siempre me tomaba desprevenida, lo mucho que la extrañaba, cuando pensaba en ella. Daría cualquier cosa por una conversación de treinta minutos con ella, en este momento. No tenía la menor duda en mi mente de que podría haberle dado sentido a todo, poner las cosas en términos tan simples que resolverlo parecía fácil.
Tuve que parar, mirar hacia arriba, parpadear para contener las lágrimas en mis ojos, y tomar una respiración profunda antes de seguir.
¿Era mi situación la misma que la del anciano? ¿Me había permitido deslizarme gradualmente a una mala situación, debido a mi falta de perspectiva más allá de lo que estaba sucediendo dentro de mi propia cabeza?
No había estado pensando en esto claramente. Todavía tenía la confianza suficiente para poder enviar ese correo electrónico, hacer la llamada... pero antes de hacerlo, tenía que ordenar mis pensamientos. Componer la carta en mi cabeza no funcionaría, necesitaba las palabras en la pantalla de mi computadora frente a mí, palabras concretas en blanco y negro.
Caminé por la parte trasera de mi casa y busqué las llaves en mi bolsillo. Antes de que pudiera obtenerlas, mi padre abrió la puerta.
“Taylor. Es bueno verte sana y salva.” Mi papá parecía cansado, años más viejo que la última vez que lo vi.
Le di un breve abrazo, “Hola, papá. ¿Recibiste mi mensaje, diciendo que llegaría tarde?”
“Lo recibí.” Él cerró y puso llave a la puerta detrás de mí. “¿Qué pasó?”
Me encogí de hombros cuando me quité la sudadera, me aseguré de que mi spray de pimienta, el teléfono y las llaves estuvieran todos en los bolsillos, luego la colgué junto a la puerta. “Nada importante. Estuve en casa de Brian, lo ayudé a armar muebles, luego su hermana y la asistente social de ella llegaron sin previo aviso. No pude encontrar una manera de irme sin que fuera algo incómodo.” Lo que sucedió, casi, solo más temprano.
“Ya veo”, murmuró. “¿Estaban ustedes dos solos?”
“No”, le mentí, para evitar que obtuviera la impresión equivocada. “Al menos, no por mucho tiempo. Lisa se fue unos minutos antes de que el asistente social pasara por allí.”
“Y tienes una camisa nueva, ya veo. Es agradable.”
“De Lisa”, mentí, retorciéndome un poco bajo el escrutinio.
“Ah”, asintió.
“Voy a ir a mi habitación, si eso está bien. Estoy algo agotada.”
Mi papá negó con la cabeza, “Preferiría que te quedaras para hablar.”
No es lo que quería hacer. Mi mente estaba bastante llena de basura y debates internos que no quería preocuparme de inventar más mentiras para mi padre.
“¿Podemos hacerlo mañana por la mañana?” Le ofrecí, retirándome hacia la puerta del frente, presionando mis manos en un gesto de súplica. “Realmente necesito sentarme en mi computadora por un minuto y organizar mis pensamientos.”
Empujé la puerta y no se abrió. Extraño. Probé el pomo de la puerta, y no sirvió de nada.
“La puerta está atascada”, dije.
“La puerta está cerrada, Taylor. También lo está la puerta de la sala de estar.” Mi papá me respondió. Cuando lo miré, él me mostró la antigua llave en su mano.
Mientras miraba, sacó dos sillas de al lado de la mesa de la cocina, colocó una en el centro de la habitación, luego colocó la segunda silla contra la puerta trasera y se sentó en ella.
“Siéntate.”
“Papá, esta noche no es realmente-”
“Siéntate.”
Mi corazón se cayó de mi pecho. O al menos, así se sintió. Sentí una fea sensación amarga en el estómago.
“Hablé con tu escuela hoy”, me informó, confirmando ese sentimiento desagradable.
“Lo siento.”
“Te has perdido casi un mes de clases, Taylor. Tres semanas. Te has perdido pruebas importantes, las fechas de vencimiento de proyectos, la tarea... dicen que puedes perder el año, si no lo has hecho ya.”
“Lo- lo siento”, me repetí.
“Tal vez podría entender, sé con lo que has estado lidiando, excepto que no solo no me contaste nada. Me mentiste.”
No pude formar las palabras para otra disculpa.
“Llamé a la escuela para obtener una actualización sobre cómo te estaba yendo, y me dijeron que no habías asistido a clase por un tiempo, y no supe qué hacer. Yo solo- me sentí completamente perdido. Llamé a tu Nona.”
Hice una mueca. Nona era la madre de mi madre, una mujer austera que nunca había aprobado totalmente a mi padre como pareja para su hija. No habría sido fácil para él hacer esa llamada.
“Ella me convenció de que tal vez estuve demasiado concentrado en ser tu aliado, y no me concentré lo suficiente en ser tu padre. Si ella me hubiera dicho eso hace una semana, le hubiera colgado. Pero después de hablar con tu escuela, dándome cuenta de lo mal que te fallé...”
“No me fallaste”, le dije. Me sorprendió que mi voz se rompiera un poco con emoción.
“Lo hice. Está claro que lo que hemos estado haciendo no ha funcionado, si estás en esta situación, si no puedes hablar conmigo. No más secretos, no más medias verdades. Así que nos quedaremos aquí toda la noche si es necesario. Incluso faltaré al trabajo mañana si tengo que hacerlo, pero vamos a hablar.”
Asentí con la cabeza y tragué saliva. Todavía no me había sentado en la silla que había dejado en el medio de la cocina.
“Yo, um, necesito usar el baño.”
“Está bien”, se puso de pie. “Te acompañaré hasta allí y te llevaré de vuelta a la cocina después.”
“¿Me estás tratando como si fuera una prisionera?”
“Eres mi hija, Taylor. Te amo, pero sé que está pasando algo, y no es solo el acoso, o tiene algo que ver con el acoso que aún no has mencionado. Tengo miedo por ti, Taylor, porque me estás evitando y callando incluso si eso significa abandonar la escuela.”
“Entonces fuerzas mi mano haciéndome tu prisionera”, le respondí, dejando que la rabia y el dolor se apoderaran de mi voz. “¿Crees que esto esta remotamente bien, después de todas las veces que fui acorralada por esas perras de la escuela? ¿Tengo que volver a casa con esta mierda de abuso de poder también?”
Mi papá me respondió con la mayor paciencia, “Espero que sepas que estoy haciendo esto porque te amo.”
Lo sabía. La cosa era que eso no lo hacía ni un poco más fácil de manejar.
“¿Necesitas ir al baño, Taylor?”
Negué con la cabeza. Lo que necesitaba era salir de esta habitación. Lo vi fruncir los labios, sabía que era consciente de que acababa de buscar un escape.
“Habla conmigo, Taylor.”
“No tengo ganas de hablar.” Crucé la habitación para probar las otras puertas, la sala de estar y el sótano. Cerradas.
“¿Por qué insistes tanto en escapar?”, Preguntó. Pude escuchar el dolor en su voz, lo que no me hizo sentir mejor. “Por favor, solo relájate, siéntate.”
Sentí el crujido de mi poder en los bordes de mi conciencia, me di cuenta de que estaba apretando los puños. ¿Por qué las personas en las que se suponía que podía confiar eran las personas que se volvian contra mí, me arrinconaban y me hacian sentir lo peor? Emma, ​​la escuela, Armsmaster, ¿ahora mi papá?
Pateé la silla, lo suficientemente fuerte como para hacer una marca cuando golpeó la nevera. Los ojos de mi padre se agrandaron un poco, pero él no se movió ni habló. Pude sentir el tirón de mi poder a medida que los bichos de mi vecindario comenzaron a moverse a mi ubicación. Tuve que cancelar intencionalmente la orden para hacerlos retroceder y volver a su comportamiento normal.
No sintiéndome ni remotamente mejor después de mi abuso de la silla, empujé los libros de cocina y las impresiones fuera de la estantería al lado de la nevera, dejándolos caer al suelo. Un marco de foto que se había escondido en el medio de la pila se rompió cuando golpeó el suelo.
“Maldita sea”, murmuré. Todavía no me sentía mejor, y me costaba más mantener el enjambre a raya.
“Las posesiones pueden ser reemplazadas, Taylor. Ventila como necesites.”
“¿Papá? P-” Tuve que parar por unos segundos hasta que sentí que podía recuperar el aliento y hablar sin que mi voz se rompiera, “¿Hazme un favor? ¿Quédate callado un momento y déjame pensar?”
Me miró cuidadosamente antes de responderme. “Bueno. Puedo hacer eso.”
Sin otro lugar donde sentarme, puse mi espalda a la pared debajo de la estantería que acababa de limpiar y me dejé caer al suelo, mis piernas hicieron sentir sus protestas cuando puse mis piernas contra mi pecho. Crucé mis brazos, descansándolos sobre mis rodillas, y enterré mi cara contra ellos.
Sabía que eran las 9:24 cuando entré. Para el momento en que suprimí los bichos, controlé mi poder y me sentí segura para levantar la cabeza, eran las 9:40. Mi papá todavía estaba sentado en la silla.
Solté un largo suspiro, silencio, luego enterré mi cara en mis brazos otra vez.
¿Ahora qué?
Vamos, Taylor. Te has enfrentado a Supervillanos en situaciones de vida o muerte. Te enfrentaste a Armsmaster esta noche. ¿Es tan difícil enfrentar a tu propio padre?
No. Diez veces más duro.
Pero tenía que enfrentar el problema de la misma manera. Catalogar mis opciones, mis herramientas a mano. La violencia física estaba fuera. Lo mismo usar mi poder. ¿Qué me dejó eso?
La situación era en definitiva la misma, decidí. Todavía tenía que escribir esa carta a Miss Militia, organizar mis pensamientos. El problema era que ahora tenía algo más que hacer. Tenía que confesarle a mi padre lo que había hecho.
No estaba segura de poder decirlo. Mi garganta estaba cargada de emoción, y dudaba de poder organizar mis pensamientos lo suficiente como para convencer a mi padre de que había hecho todo por las razones correctas. Abría la boca para decírselo, tartamudear lo básico, quizás incluso se viera preocupado al principio. Luego, mientras seguía hablando, sin poder describir adecuadamente lo que había hecho y por qué, pude ver que su rostro se convertía en confusión. ¿Después de eso? ¿Disgusto, desilusión?
Una pequeña parte de mí murió en el interior al pensarlo.
Lo escribiría. Levanté mi cabeza abruptamente, miré los papeles esparcidos a mi alrededor. Encontré un sobre, del tipo en que pones los documentos dentro. Entonces encontré un marcador.
En la parte superior del sobre, escribí las palabras: “SOY UN SUPERVILLANO.”
Miré esas palabras en el sobre marrón que descansaba sobre mis piernas. Luego miré a mi papá. Estaba leyendo un libro, su tobillo derecho descansando sobre su rodilla izquierda.
Me imaginé entregándole el sobre tal como estaba. Solo esa línea.
“Carajo.” Murmuré.
“¿Dijiste algo?” Mi padre levantó la vista de su libro y se acercó para dejarlo.
“Está bien. Sigue leyendo,” dije, ausente, molesta por la distracción, todavía enojada con él por arrinconarme así.
“Está bien”, estuvo de acuerdo, pero no miró el libro más de tres segundos antes de volver a mirarme, como para controlarme. Traté de ignorarlo y enfocarme en el sobre.
¿Qué escribiría? Después de un segundo, comencé a escribir debajo del título que había puesto en el sobre.
Me agradan Brian y Lisa. Incluso me agradan Alec y Rachel. Pero también son supervillanos. Me uní a ellos con la idea de que obtendría detalles que necesita el Protectorado y luego los traicionaría.
Levanté el marcador y fruncí el ceño.
¿Por qué era tan difícil?
Le puse la tapa y nerviosamente golpeé el marcador contra mi rodilla. Pensando, tratando de medir mis sentimientos, explorar mis pensamientos para ver qué era lo que hacía que ese nudo en lo profundo de mis entrañas se hiciera más fuerte.
¿Mi papa? ¿Estaba demasiado consciente de lo que iba a leer, de cómo lo percibiría? Sí. Pero también había sido difícil escribir cuando estaba escribiendo mentalmente solo para Miss Militia. Esa no era la imagen completa.
¿Tenía miedo de ser arrestada? No. Bueno, había visto a la burocracia trabajando en la escuela, no confiaba en el sistema, esperaba que en algún momento me jodieran. Pero eso no era lo que impulsaba mis elecciones. Fue algo más personal.
El equipo. ¿Estaba preocupada sobre cómo lo tomarían? ¿Posiblemente tenerlos como enemigos? Al igual que Coil había dicho, no había ninguna garantía de que cualquier acción contra ellos fuera totalmente exitosa. Tattletale probablemente podría darse cuenta que un equipo ERP estaba allí antes de que pudieran ponerse en posición, y el equipo era bueno para escapar en un apuro. Entonces tendría uno o más enemigos detrás de mí, que sabían todo lo que necesitaban y tenían todas las herramientas para hacer de mi vida un infierno.
Más cerca.
Tenía que ver con esos chicos, y poco a poco me di cuenta de qué se trataba.
Me puse de pie, luego caminé hacia el horno.
“¿Taylor?”, Mi padre habló, despacio.
Doblé el sobre a lo largo para ocultar las palabras, encendí el quemador del horno, luego sostuve la punta del sobre en la llama hasta que se encendió.
Mantuve el sobre ardiente sobre el fregadero hasta que estuve segura de que mi mensaje fue borrado. Dejé caer los restos del sobre en el lavabo y lo observé arder.
No quería enviar ese correo electrónico a Miss Militia porque me gustaban esos chicos. Esa no fue la gran realización. Lo que me hizo ponerme de pie y quemar el sobre fue darme cuenta de que me gustaban esos chicos, que los quería mucho, confiaba en que me apoyarían...
Sin embargo, siempre me había mantenido alejada.
Era estúpido, era egoísta, pero realmente, quería saber cómo sería llegar a conocer a Lisa, sin preocuparme de que descubriera mi plan. Me gustaría ver cómo era interactuar con ella sin tener que censurarme por temor a dar esa pista que lo arruinara. Quería conocer mejor a Perra y a Alec. Y Brian. Quería estar más cerca de Brian. No podría expresarlo mejor que eso, porque no sabía si habría algún futuro con él más allá de una simple amistad. No esperaba que hubiera. Aún importaba.
Me permitía pensar que había intentado una amistad con estos chicos, que había crecido como persona, por lo que estaba bien seguir adelante con mi plan. Pero no lo hice. Nunca me permití realmente abrirme y conectarme con ellos, y me estaba dando cuenta de lo mucho que quería.
Mis razones para seguir adelante con mi plan fueron disminuyendo, cada vez más difícil de justificar. Mi reputación probablemente estaba en ruinas, había hecho enemigos de todos los que importaban, y tenía una serie de delitos graves en mi haber. Por mucho que trate de ignorar todo eso y decirme que lo estaba haciendo por el bien de todos, mi conversación con Coil me había dejado menos segura. Eso no quiere decir que le creyera completamente, o que pensara que sería tan exitoso como él creía, pero estaba menos segura.
Maldita sea, quería pasar más tiempo con los Undersiders. Sabiendo que me había quedado sin razones para seguir con el plan, toda la porquería que llovería sobre mi cabeza si lo hacía, ¿cuánto me odiaría por traicionar a mis amigos? Este pequeño deseo de una amistad real y genuina fue suficiente como empujón en esa dirección. Podía cambiar de opinión. No enviaría ninguna carta a Miss Militia.
Pasé el agua del grifo sobre los restos humeantes del sobre, observé cómo los restos se borraban. Vi el agua corriendo por el desagüe durante un largo tiempo después de que el último trozo de papel quemado se había ido.
Cerré el grifo, metí las manos en los bolsillos y crucé la cocina para recostarme contra la puerta que daba al vestíbulo, mirando brevemente el picaporte y la cerradura antes de apoyarme en la puerta de espaldas a ella. Llamé a algunos bichos desde la sala de estar, el pasillo y los conductos de calefacción del pasillo delantero hasta la puerta y el mecanismo de la cerradura. ¿Podrían mover las partes necesarias?
No hubo suerte. No eran lo suficientemente fuertes como para manipular el funcionamiento interno de la puerta, y cualquier bicho que pudiera ser lo suficientemente fuerte no encajaría en su interior. Lárguense, les dije, y lo hicieron.
Lo que no me dejó una buena manera de evitar tratar con mi padre. Me sentí más culpable que nunca mientras lo miraba a través de la habitación. Parecía tan desconcertado, tan preocupado, mientras me miraba. No tenía en mí la voluntad de mentirle a su cara otra vez.
Pero lo que sea que hiciera lo iba a lastimar.
Crucé la habitación y él se puso de pie, como si no estuviera seguro de lo que iba a hacer. Lo abracé fuerte. Él me abrazó más fuerte.
“Te amo, papá.”
“Yo también te amo.”
“Lo siento.”
“No tienes nada por lo que lamentarse. Solo- solo háblame, ¿de acuerdo?”
Me aparté y agarré mi sudadera del gancho junto a la puerta. Cuando volví al otro lado de la habitación, busqué en los bolsillos y recuperé el teléfono.
Empecé a escribir un texto.
“Tienes un teléfono celular”, estaba muy callado. Mi madre había muerto usando un teléfono celular mientras conducía. Nunca habíamos hablado de eso, pero sabía que él había tirado el suyo poco después del accidente. Connotaciones negativas. Un feo recordatorio.
“Sí”, respondí.
“¿Por qué?”
“Para estar en contacto con mis amigos.”
“Es... es solo inesperado. No lo hubiera pensado.”
“No es la gran cosa.” Terminé el texto, cerré el teléfono y lo metí en el bolsillo de mis jeans.
“Ropa nueva, estás más enojada, mintiéndome, faltando a la escuela, este teléfono celular... Siento que ya no te conozco, pequeña lechuza”, usó el antiguo apodo de mi madre para mí. Me estremecí un poco.
Cuidadosamente, respondí, “Tal vez eso sea algo bueno. Porque seguramente no me gustaba lo que era antes.”
“A mí sí”, murmuró.
Desvié la mirada.
“¿Al menos puedes decirme que no estás tomando drogas?”
“Ni siquiera fumando o bebiendo.”
“¿Nadie te obliga a hacer algo que no quieres hacer?”
“No.”
“Está bien”, dijo.
Hubo una larga pausa. Los minutos se extendieron como si los dos estuviéramos esperando que el otro dijera algo.
“No sé si sabes esto”, dijo, “pero cuando tu mamá estaba viva, y tú estabas en la escuela media, surgió la posibilidad de que te saltaras un año.”
“¿Sí?”
“Eres una chica inteligente y temíamos que te aburrieras en la escuela. Tuvimos discusiones sobre el tema. Yo-yo convencí a tu madre de que estarías más feliz a la larga asistiendo a la escuela secundaria con tu mejor amiga.”
Tosí una carcajada. Entonces vi la mirada herida en su rostro.
“No es tu culpa, papá. No podrías haberlo sabido.”
“Lo sé, o al menos, entiendo eso en mi cabeza. Emocionalmente, no estoy tan seguro. No puedo evitar preguntarme cómo hubieran sido las cosas si hubiésemos seguido lo que tu madre quería. Lo estabas haciendo muy bien, ¿y ahora estás fallando?”
“Así que fallo, tal vez”, le dije, y sentí un levantamiento de pesas, admitiéndolo en voz alta. Habría opciones. Entendí lo suficiente como para que aún pudiera presionar a los directivos para que dejara pasar un grado. Tendría la edad suficiente para tomar clases en línea como Brian.
“No, Taylor. No deberías tener que hacerlo. El personal de la escuela conoce tus circunstancias, definitivamente podemos obtener algunas exenciones, extender los plazos...”
Me encogí de hombros. “No quiero regresar, no quiero suplicar y pedir ayuda a esos pendejos en la directiva de la escuela, solo para poder volver la misma posición en el que estuve hace un mes. Tal como lo veo, el acoso escolar es inevitable, imposible de controlar o prevenir. Es como una fuerza de la naturaleza... una fuerza de la naturaleza humana. Es más fácil de manejar, si lo pienso así. No puedo luchar contra eso, no puedo ganar, así que me centraré en lidiar con los efectos secundarios.”
“No tienes que rendirte.”
“¡Yo no estoy rindiendo!” Levanté la voz, enojada, sorprendida de mí misma por estar enojada. Tomé aliento, me obligué a regresar a un volumen normal, “Estoy diciendo que probablemente no haya ninguna manera de entender por qué ella hizo lo que hizo. Entonces, ¿por qué perder mi tiempo y energía deteniéndome en eso? A la mierda, ella no merece la cantidad de atención que le he estado prestando. Estoy... replanteando las prioridades.”
Él cruzó sus brazos, pero su frente estaba arrugada por la preocupación. “¿Y estas nuevas prioridades tuyas son?”
Tuve que buscar una respuesta. “Vivir mi vida, recuperar el tiempo perdido.”
Como para responder mi declaración, la puerta trasera se abrió detrás de mi padre. Mi papá se volvió, sorprendido.
“¿Lisa?” Preguntó, confundido.
Lisa reveló la llave que había tomado de la piedra falsa en el jardín trasero, y luego la colocó en la barandilla de los escalones de atrás. Sin sonreír, ella miró a mi padre y a mí. Ella se encontró con mis ojos.
Me abrí paso empujando a mi padre, y él agarró mi brazo antes de que estuviera lejos de la puerta.
“Quédate”, me ordenó, me imploró, apretándome el brazo.
Solté mi brazo, girándolo hasta que no pudo mantener su agarre, y bajé los escalones de atrás, sentí que me dolían las rodillas al aterrizar. A tres o cuatro pasos de distancia, di vuelta en su dirección, pero no pude mirarlo a los ojos.
“Te amo, papá. Pero yo necesito-” ¿Qué necesitaba? No pude formar el pensamiento. “Yo, eh, estaré en contacto. Para que sepas que estoy bien. Esto no es permanente, solo... necesito un respiro. Necesito entender todo esto.”
“Taylor, no puedes irte. Soy tu padre, y este es tu hogar.”
“¿Lo es? Realmente no parece que ese sea el caso en este momento”, respondí. “Se supone que mi hogar es un lugar donde me siento segura.”
“Tienes que entender, no tenía otras opciones. Me estabas evitando, no hablabas, y no puedo ayudarte hasta que reciba respuestas.”
“No puedo darte ninguna respuesta”, le respondí, “y de todos modos no puedes ayudar.”
Dio un paso adelante, y rápidamente retrocedí, manteniendo la distancia entre nosotros.
Volviendo a intentarlo, me dijo: “Entra. Por favor. No te presionaré más. Debería haberme dado cuenta de que no estabas en un estado en el que podía.”
Dio otro paso hacia mí, y Lisa dio un pequeño paso hacia un lado para ponerse en su camino, mientras retrocedía de nuevo.
“¿Lisa?” Mi papá volvió su atención hacia ella, mirándola como si nunca la hubiera visto antes. “¿Estás bien con esto?”
Lisa miró entre nosotros otra vez, luego dijo cuidadosamente, “Taylor es inteligente. Si ha decidido que necesita alejarse y resolver las cosas por sí misma, confío en que sea por una buena razón. Hay mucho espacio para ella en mi casa. No es un problema en lo más mínimo.”
“Ella es solo una niña.”
“Ella es más capaz de lo que le das crédito, Danny.”
Me volví para irme, y Lisa se apresuró a alcanzarme, poniendo un brazo sobre mis hombros cuando llegó a mi lado.
“Taylor”, llamó mi padre. Dudé, pero no volteé. Mantuve mi mirada fija en la puerta del patio trasero.
“Por favor mantente en contacto”, dijo, “puedes volver a casa en cualquier momento.”
“Está bien”, respondí. No estaba segura de si mi voz era lo suficientemente fuerte como para que él oyera.
Mientras Lisa me guiaba hacia su auto, tuve que controlarme para no mirar hacia atrás.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2016.10.17 10:05 EDUARDOMOLINA Ramón Espinar: “Nos han sentado mal las instituciones. Han cambiado el terreno de juego”. En un proceso político democrático la competición entre dirigentes se tiene que dar en función de la diferencia política

Álex Moreno / Julio de la Fuente
http://ctxt.es/es/20161012/Politica/8938/Podemos-Escucha-Madrid-Consejo-Ciudadano-liderazgo-candidatura.htm
"El primer miércoles después de las elecciones vascas y gallegas la división de Podemos puede esperar. Es un miércoles que amanece con Felipe González verbalizando su decepción con Sánchez y avanza con la dimisión de gran parte de la ejecutiva socialista. Las primeras escenas del acto final de lo que pudo ser un Gobierno alternativo a Mariano Rajoy. Pero eso aún está por saberse, y aunque Ramón Espinar (Madrid, 1986) ha quedado con CTXT para hablar del proceso de primarias que se inicia en Podemos Madrid, la crisis de su potencial compañero de viaje centra los primeros compases de la conversación. “No se trata sólo de derrocar a Pedro Sánchez, sino de someter al PSOE”, con el que llama a pactar “un acuerdo casi de época”. “Podemos desenroscar la situación política de este país. El problema es si al PSOE les dejan sus dueños o no”.
Precisamente, la forma de entender la relación que el partido tiene que tomar con el PSOE está en el origen de la división en Podemos, un enfrentamiento entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón que subyace en cada paso que da la formación política. Incluido el proceso de primarias, donde la emergencia de un bloque nutrido de dirigentes afines a Errejón --“la gente de Íñigo”, dice Espinar-- se ha visto como un intento de doblegar a Pablo Iglesias por el control del partido en su corazón, Madrid. En un momento, reprocha el senador y diputado regional, poco propicio para turbulencias internas.
Vienen cambios en Podemos. No sólo por la reordenación de poder en estas primarias, también a nivel orgánico. El fin del largo ciclo electoral anticipa un intenso proceso de reflexión y debate en el partido que cuestionará hasta los mismos cimientos sobre los que se construyó. “Los estatutos de Vistalegre mucho antes de 2019 van a caer fulminados”, avanza.
Usted encabeza la lista de Podemos Escucha en este proceso de primarias. Las otras dos más importantes son la de Proceso Adelante --encabezada por Rita Maestre y Tania Sánchez--, y la de Reinicia Podemos --la de los anticapitalistas--. ¿Acabará pactando Podemos Escucha con ellos?
Ojalá lleguemos con anticapitalistas y con la gente de Íñigo a los mayores puntos de acuerdo posibles.
¿Identifica entonces a la gente de Íñigo Errejón con la candidatura de Rita Maestre y Tania Sánchez?
Si lo ponemos en estos términos, que Reinicia Podemos son los anticapitalistas, el Proceso Adelante es la gente de Íñigo Errejón.
Si lo ponemos en estos términos, que Reinicia Podemos son los anticapitalistas, el Proceso Adelante es la gente de Íñigo Errejón
¿No se cree que Proceso Adelante se haya conformado en torno a un proceso de debate, a una forma de entender Podemos y no tanto a afinidades personales?
Si ese debate se ha dado, se ha dado entre muy poca gente. Entre un grupo de no más de 15 dirigentes. Creo que los acuerdos y los consensos en Podemos y las diferencias hay que construirlos en debates muy amplios, con todo el mundo. Por ejemplo, a nosotros nos invitaron a pactar la comisión de Garantías. ¿Quiénes somos nosotros para pactar entre un grupo de dirigentes un proceso de la asamblea ciudadana, que es soberana y pertenece a todos los inscritos de Podemos? Puede que eso responda a una concepción absolutista de Podemos.
¿Lo que les separa con la candidatura de anticapitalistas para hacer una lista conjunta no es quién sería el secretario organización?
No hemos hablado con Anticapitalistas de eso.
¿Abogan por una lista única con ellos?
Abogamos por un proceso de debate político en el que alcancemos los mayores consensos posibles. Entiendo que en un proceso político democrático la competición entre dirigentes se tiene que dar en función de la diferencia política. Y esa diferencia se escenifica y se da en los debates. Lo que no entiendo es colocar la diferencia política antes del debate. Toca debatir unos documentos, es un momento magnífico para aprovecharlo y discutir de todo. Y cuando hayamos discutido de todo, entonces veamos cuáles son las diferencias. Lo que no pueden hacerse son competiciones internas en función de con quién te llevas bien o mal, sino hacerlas en función de los acuerdos o desacuerdos políticos. Yo creo que en Podemos hay un grado de acuerdo suficiente como para pertenecer a un mismo proyecto político y hay grados de desacuerdo.
En un proceso político democrático la competición entre dirigentes se tiene que dar en función de la diferencia política
¿Y cómo un partido político que nació con la intención de ser mucho más horizontal, con los círculos, con ganas de recoger las propuestas de los de abajo, ha llegado a un punto como el que está relatando? ¿Le han sentado mal las instituciones a Podemos como para que hayan nacido o se hayan intensificado esas luchas, esas maneras tan diferentes de entender el partido?
Hay dos cuestiones ahí. Creo que nosotros somos una herramienta política construida con un espíritu, pero con una práctica política que no responde a ese espíritu. Hemos nacido para democratizar la democracia en un contexto de irrupción electoral. Por tanto, ha habido un momento de suspensión de unos objetivos por otros. Y eso nos ha hecho tensionar la organización en un sentido para alcanzar unas elecciones y el contexto electoral ha durado muchísimo más de lo previsto, de forma que nos ha obligado a ser una herramienta política muy jerárquica durante dos años. Ahora, cuando se abren los procesos internos (que, por cierto, no estoy de acuerdo con que se haga ahora), es el momento de discutirlo. Y es el momento de decir ‘era verdad: toca un Podemos que se parezca mucho más a su espíritu inicial que a su práctica política en torno a una concatenación de elecciones’.
Y sí, nos han sentado mal las instituciones porque han cambiado el terreno de juego. Porque donde hasta el 20 de diciembre se hablaba de los problemas de la gente, ahora se habla de gobernabilidad. Y el marco cambia. Nosotros a la gente le podemos contar lo que nos dé la gana, pero la gente no es idiota y sabe que de lo que se habla ahora mismo es de si en este país hay un Gobierno de PSOE-Podemos o de PP y C's. Eso es situarnos en el eje izquierda-derecha y nos coloca en un escenario diferente, en una situación difícil. Nos mete en un marco diferente al que trabajábamos y nosotros queremos recuperar el marco de la transversalidad. No entendida como moderarse y ser de centro, sino entendida como herramienta política capaz de hablarle a todo el mundo a partir de sus preocupaciones y de sus problemas concretos. No somos transversales porque seamos equiparables a partidos políticos de centro, sino porque somos capaces de hablar a toda la sociedad, no a partir de qué siente, sino a partir de qué le duele.
¿No cree que abrir este proceso --un año y medio después de constituir el actual Consejo Ciudadano en Madrid-- debilita la posición de Podemos? El PP precisamente se ha beneficiado de la división en la izquierda y ahora no pasa por su mejor momento en Madrid.
Nos han sentado mal las instituciones porque han cambiado el terreno de juego. Porque donde hasta el 20 de diciembre se hablaba de los problemas de la gente, ahora se habla de gobernabilidad
Hay dos formas de hablar de diferencias internas dentro de los partidos. Está la del PSOE, que hoy en día aún no sé qué diferencia programática o táctica tienen Susana Díaz y Pedro Sánchez. No tengo la menor idea. Y sin embargo les veo acuchillarse. Y no lo entiendo. Esa es una forma de entender la política que me da asco. Yo no he venido a la política a hacer eso. La otra forma es generar debates democráticos dentro de una herramienta política, tenerlos y dirimirlos sobre ideas. Eso no plantea ningún problema y me parece bien. Otra cosa es el momento de tener estos debates. ¿Era este, en un momento de crisis de gobernabilidad en el país, el momento de abrir una Asamblea Ciudadana en Podemos de la Comunidad de Madrid? Creo, honestamente, que no lo era.
Pero es que, precisamente, en Madrid hace unos meses dimitió una parte de su Consejo Ciudadano en una maniobra muy parecida a la que se produjo en el PSOE. Y, además, en otra reunión para decidir sobre la rotación de cargos en la Asamblea de Madrid también hubo otra ‘espantada’ para que no hubiera quorum. Esas maniobras por luchas de poder también se han dado en Podemos.
En este proceso yo no voy a dedicar ni cinco segundos a discutir a través de entrevistas con medios de comunicación con mis compañeros. Quienes estuvieron en ese episodio conocen mi opinión, y por ahí la van a conocer.
¿Por qué no aceptó la rotación de cargos como representante de Podemos en el Senado?
Nunca se planteó que el portavoz de la Asamblea y el portavoz del Senado fueran cargos rotatorios. Lo que se planteó por parte de José Manuel López (portavoz de Podemos en la Asamblea) fue que los cargos de la dirección y el senador designado por la misma duraban un año. Esto fue una decisión personal de López. Y cuando llegó el momento de renovarlos, se votó y una parte de la dirección repitió, y otra no. Y yo repetí como senador porque me votaron. Por cierto, no hubo más candidatos al Senado.
¿La persona que salga elegida como secretario general debería ser el portavoz de Podemos en la Asamblea si es diputado o diputada?
No necesariamente.
Nunca se planteó que el portavoz de la Asamblea y el portavoz del Senado fueran cargos rotatorios
¿Cuáles son las líneas fundamentales de su candidatura a liderar Podemos Comunidad de Madrid?
Planteamos la necesidad de recuperar el rumbo político. Creemos que teníamos una herramienta para irrumpir en el escenario electoral a escala estatal y no teníamos plan para el día siguiente. Eso pasa por tener una estrategia de implantación social y territorial, dotando a los círculos de autonomía política para intervenir en los barrios y en los pueblos. Y eso pasa por autonomía política y por herramientas de financiación, de formación y de coordinación con los consejos ciudadanos. Y necesitamos un modelo de vertebración territorial que ayude a coordinar círculos y consejos ciudadanos y que nos ayude a tener espacios de encuentro con lo que han sido las candidaturas de unidad popular, con las candidaturas municipalistas. Podemos no agota el espacio político del cambio en la Comunidad de Madrid. No ha sucedido. Hay más actores. Con ellos tenemos que trabajar para generar la herramienta de cambio en 2019. Nosotros apostamos no por Podemos, sino por el espacio político del cambio en Madrid, que incluye más actores sociales y políticos.
Y, por último, vamos a hacer una apuesta no por generar un documento de igualdad, sino por el feminismo en Podemos. No hemos tocado la estructura de dirección del partido pero sí que nos comprometemos a que haya una secretaría, una persona en la ejecutiva, que se encargue de feminismo para hacer de esto un eje transversal que no sólo impacte en el discurso político, sino en la práctica política de la organización. Que haya una vigilancia feminista sobre el funcionamiento de la organización.
¿Un comisario de igualdad?
No un comisariado desde la secretaría, sino una vigilancia para que la organización no solo sea feminista en el discurso, sino también de puertas para dentro. Queremos formas de relacionarnos que tengan que ver con lo que el feminismo ha aportado en la sociedad en los últimos años. Como formas de relación menos jerárquicas, menos competitivas… Vamos a tratar de trabajar por ahí.
¿Como la Comisión de Respeto del 15M?
Sí, bueno, somos otra forma de organización, pero tiene ese sentido.
Nos comprometemos a que haya una secretaría que se encargue de feminismo para hacer de esto un eje transversal que no sólo impacte en el discurso político, sino en la práctica política de la organización
Está hablando de municipalismo. ¿En qué medida va a afectar a Ahora Madrid que se imponga una lista u otra en Podemos?
Hay una cosa muy buena. Como hemos abierto el melón en los documentos, se va a discutir antes de saber qué lista lo va a ejecutar. Vamos a apostar por el espacio político del cambio, constituido por actores políticos y sociales que se han entendido para generar candidaturas municipales en toda la región. No sólo en Ahora Madrid, sino en toda la Comunidad. Toda esa gente es la gente del cambio y con toda esa gente habrá que componer las alternativas sociales, culturales y políticas para 2019.
Hablaba de que las instituciones le han sentado mal a Podemos, que no ha ayudado para nada el calendario electoral continuo en España en el último año. En la Asamblea de Madrid, más allá de una cuestión orgánica de partido, ¿también le han sentado mal las instituciones? ¿Cree que Podemos está cumpliendo el papel que se le encomendó hace más de un año en las elecciones autonómicas?
Con total honestidad, creo que en la Asamblea de Madrid hay un excelente grupo de diputados de Podemos. Creo que, aparte de la cuestión ideológica, con diferencia es la gente que mejor trabaja. Hay un grupo de diputados excelente, pero con un problema estructural: no teníamos hoja de ruta para el día después de las elecciones. Teníamos un programa electoral para aplicar si gobernábamos, pero no una hoja de ruta política que nos preparara para el frío invierno de la oposición. Además, de la oposición siendo los terceros, por detrás del PSOE. No es que fuéramos optimistas, es que teníamos un programa de irrupción en las instituciones. Creo que esto lo entiende la gente, y hay que ser honestos: no estábamos preparados.
¿Qué echa de menos en esa hoja de ruta?
Teníamos un programa electoral para aplicar si gobernábamos, pero no una hoja de ruta política que nos preparara para el frío invierno de la oposición
Por ejemplo, creo que en Podemos en muchos casos las estrategias de comunicación atienden mucho a las redes sociales y su impacto, y a 'ir a la tele’. Pero tenemos poco desarrolladas las estrategias de baja intensidad: cómo conviertes a cada uno de los diputados en un referente territorial y sectorial, cómo haces para que se conozca al que lleva cada uno de los temas. Para tener una estrategia a tres años y llegar a 2019 con tus diputados convertidos en referentes territoriales y sectoriales. La clave no es que cada uno tenga 100.000 seguidores en Twitter, sino que los 10.000 que tiene sean los que tienen que ser. Eso es una dinámica de cómo ha crecido Podemos y hay que meterle mano.
En pocas palabras, currarse a la gente.
Es desarrollar un Podemos que esté pensado para tener implantación social y territorial y que los parlamentarios estén a su servicio. Que los parlamentos sean una herramienta dentro de una caja de herramientas que es Podemos, que es más grande, y que no vayan un poco a su bola.
¿A Podemos le falta calle?
Yo no diría que le falta calle en términos de protesta y movilización. Le falta calle en ser una herramienta de construcción de comunidad. Uno de los problemas fundamentales y una de las tareas históricas de nuestro tiempo, que es lo que conecta con el 15M, es la politización de los problemas cotidianos y la posibilidad de que la dinámica de este ciclo histórico de individualismo y aislamiento se rompa, construyendo comunidad. Esa es una de las tareas históricas en la que estamos más retrasados y tenemos que tomárnoslo muy serio.
La construcción de un sujeto político individualista y consumista en un mundo capitalista lleva formándose muchas décadas, ¿se puede politizar a la gente en tres años?
Nosotros no veníamos aquí a ser un relevo de élites, sino a transformar a la sociedad y para ello hay que revertir el proceso de convertir a los ciudadanos en individuos posesivos.
Yo no diría que le falta calle en términos de protesta y movilización. Le falta calle en ser una herramienta de construcción de comunidad
En cuanto a las formas para conseguirlo, ¿prefiere rock and roll, 'meter miedo', que comentaba Pablo Iglesias, o un pop más 'modosito', como pudiera llevar Errejón?
Yo tengo mis formas, y cada uno tiene las suyas. Lo que es fundamental es que seamos capaces de contrapesar liderazgos. En un momento en el que ya no somos dependientes de Pablo para tener imagen pública necesitamos tener muchas caras y que esas caras tengan diferentes perfiles. La cuestión de Podemos no es una cuestión de tono. Carolina Bescansa es una portavoz que me gusta mucho y transmite mucha solvencia, y Rafa Mayoral es un portavoz mucho más épico que también me gusta mucho.
Creo que no somos creíbles cuando queremos hacer ver que hemos nacido para llegar a las instituciones para pactar con el PSOE
Si la pregunta era si a Podemos le ha faltado conexión con la gente y le ha sobrado amabilidad con otras fuerzas políticas en los últimos meses, creo que sí. Creo que no somos creíbles cuando queremos hacer ver que hemos nacido para llegar a las instituciones para pactar con el PSOE. No es verdad. Nosotros le queremos ganar las elecciones. Otra cosa es que seamos capaces de llegar a acuerdos con ellos, que claro que somos capaces. Pero veníamos a ganarles, no veníamos a tenderles la mano.
En Podemos alardean de que es un orgullo poder debatir de todo abiertamente, pero un tema tabú, porque estrictamente no se ha llegado a producir, es el cuestionamiento de Pablo Iglesias como líder. No sé si considera este proceso, que muchos han reconocido como una lucha de poder, como la antesala a este cuestionamiento.
Es perfectamente legítimo. Quien quiera cuestionar el liderazgo de Pablo que se atreva. Que lo plantee en positivo y diga quién puede ser su relevo. En mi opinión, no lo hay. Creo que Podemos es una herramienta política que por su propia configuración es todavía hoy dependiente de la imagen de Pablo. Creo que hay que tender a que nadie sea imprescindible, pero Pablo Iglesias hoy en día es imprescindible. Pero si hay alguien que tiene la idea de que no lo es, es legítimo y se puede discutir. Pero si nadie lo ha planeado, por algo será. Podemos es un lugar donde se discute de todo y si nadie lo ha planteado, será que funciona.
¿Pero cree que puede cuestionarse en caso de ganar otra candidatura?
Creo que hay que ser muy escrupulosos y hacer un esfuerzo grande por no construir jamás el pablismo en Podemos. Eso no existe y no tiene que existir. Pablo es el secretario general de Podemos."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.08.03 12:40 EDUARDOMOLINA Liberalismo frente a socialismo: el futuro de la humanidad en juego. Hasta que los valores humanos no coticen por encima de los de Wall Street, la Humanidad no habrá salido de la Edad de Piedra, aunque haya sustituido las anticuadas hachas de sílex por modernas ojivas nucleares.

Andrés Herrero
http://www.infolibre.es/noticias/club_info_libre/librepensadores/2016/08/03/liberalismo_frente_socialismo_futuro_humanidad_juego_53216_1043.html
Liberalismo y Socialismo son los dos sistemas político-económicos que se disputan la organización de la sociedad.
El neoliberalismo, doctrina oficial del capitalismo, presume de ser el que más riqueza crea, en tanto que el socialismo se preocupa de repartirla equitativamente.
Dos concepciones antagónicas del mundo que difieren totalmente en sus estrategias, comportamientos, métodos y fines.
Hasta el momento el liberalismo ha logrado imponerse con claridad a su rival pese a tener que efectuar ciertas concesiones durante la guerra fría, como la creación del Estado de Bienestar; concesiones que ha ido retirando tan aprisa como su éxito le permitía hacerlo sin poner en peligro su hegemonía.
Para poder compararlos debidamente, la Tabla de Valores Explícitos recoge las premisas fundamentales que inspiran a ambos modelos, y la Tabla de Valores Implícitos las consecuencias que se derivan de ellas:
 VALORES EXPLÍCITOS 
LIBERALISMO SOCIALISMO
Libertad Vida Humana
Propiedad Privada Medios públicos de producción
Mercado libre Mercado regulado y supeditado al bien común
Producción orientada al lucro Producción orientada a las necesidades
Impuestos al consumo Impuestos a la riqueza
Igualdad ante la ley Igualdad social
Estado protector Estado proveedor
 VALORES IMPLÍCITOS 
LIBERALISMO SOCIALISMO
Acumulación de riqueza Reparto de riqueza
Privilegios Igualdad de derechos
Elitismo Supresión de clases sociales
Interés y lucro particular Interés general y beneficio público
Rentabilidad y eficiencia económica Bienestar y eficiencia social
Competitividad Cooperación
Depredación y abuso Respeto y equidad
Crecimiento Sostenibilidad
Producción basura usar y tirar Producción de calidad
Obsolescencia programada Durabilidad
Consumismo y derroche Moderación y uso responsable
Cortoplacismo Visión de futuro
Libertad o vida humana
Fue el gran padrino del credo liberal, Friedrich von Hayek, Premio Nobel de Economía el que en 1974 sentenció durante una visita al Chile de Pinochet (1) que no todas las libertades eran buenas, porque:
»Prefiero una dictadura liberal a un gobierno democrático en el que todo liberalismo esté ausente, porque la democracia constituye tan solo un instrumento al servicio de la libertad que de ninguna manera tiene la misma categoría que ella.
»Desgraciadamente, la libertad está gravemente amenazada por el afán de la mayoría, compuesta por gente asalariada, de imponer sus criterios y opiniones a los demás (los miembros de la élite, se supone).
Más que los votos, las torturas, abusos y ejecuciones de una dictadura liberal constituyen el mejor camino hacia la libertad:
«Aunque es cierto que equiparar mecánicamente a Hayek y los neoliberales con Pinochet constituye un simplismo injusto, porque a aquéllos les basta el mercado, mientras que al dictador chileno le bastaron las armas, no puede olvidarse que, en puridad, a ambos les sobra la democracia». (2)
Los liberales piensan que la democracia tiene que estar al servicio del mercado, porque no es la democracia, sino el mercado, el que nos hace libres. Su libertad no es la de un hombre un voto, sino la de un dólar un voto (3). Libertad de clase que exige limitar el poder del gobierno, pero no el de los amos del dinero.
Los liberales convierten la Libertad en un dios absoluto que se sitúa por encima de todo, incluida la Vida Humana, y aunque algunos de sus seguidores objeten ofendidos que también ellos consideran la vida el máximo bien, si fuera cierto, nadie se quedaría sin trabajo ni ingresos, sin techo, desahuciado y arrojado a la calle con su familia, ni se moriría de hambre, de frío o por falta de cuidados médicos, habiendo en el mundo recursos, medicinas, comida y viviendas suficientes para todos.
Pero para despejar cualquier duda, el propio Mr. Hayek se encargó de precisar que «una sociedad libre exige el mantenimiento de vidas, pero no de todas las vidas (sólo las de primera obviamente), y que las únicas reglas morales son las que conducen al cálculo de esas vidas: la propiedad y el contrato».
Sólo el que posea fortuna, tendrá libertad y sobrevivirá. Coherente con esa filosofía sin escrúpulos, Hayek rechazó que se proporcionara ayuda a los miles de africanos que perecían de hambre a causa de la sequía, argumentando que:
Fuera viejos, pobres e improductivos. Planteamiento secundado al milímetro por su correligionario y Premio Nobel de Economía en 1976, Milton Friedman, que respondió así a la esposa del politólogo Herman Kahn, cuando ésta le propuso hacer algo para mejorar la atención médica pública a los más necesitados:
El que quiera derechos que se los pague. El que quiera libertad que la compre. El Mercado ha decretado que sólo el que el que tenga dinero, comerá. Que el precio de los alimentos lo determine la especulación en la bolsa de Chicago, no le preocupa, porque no es asunto de su incumbencia.
Los liberales alegan en su favor que gracias al capitalismo la población del mundo es hoy día mayor que nunca. Hecho tan incuestionable como que también existen más pollos, terneras y cerdos que nunca alojados en granjas industriales… ¿pero se puede llamar vida, al hecho de sobrevivir a cualquier precio, desposeído de lo más elemental y sometido a la voluntad ajena?, ¿viven acaso los esclavos?
Vivir es algo más que respirar o percibir salarios de miseria, y una existencia desarrollada en condiciones infrahumanas, sin libertad, deja de ser una vida, para convertirse en una carga.
La supremacía del dinero sobre la vida constituye la primera línea roja insalvable que separa al liberalismo del socialismo.
Porque, cuando falta la vida, la libertad sobra.
La propiedad privada
El liberalismo es una elaborada construcción ideológica destinada a justificar la Propiedad Privada, elevarla a los altares y convencernos de que la posesión de bienes, cuantos más mejor, constituye la vía óptima para el progreso de la humanidad en general y la personal en particular.
La coartada perfecta para la desigualdad.
Ahora bien, si nadie ha creado la tierra, los ríos, los bosques y recursos naturales, ¿cómo puede considerarse legítima su apropiación, en virtud del derecho de pernada, del yo llegué primero? Aunque nosotros marquemos el territorio con cercas y títulos de propiedad, y los animales con heces, unos y otros actuamos del mismo modo.
Estamos ante la primera, pero no la única, de las muchas liberalidades que los liberales se confieren graciosamente. Por no mencionar las herencias: la flagrante contradicción que representa la posesión y disfrute de bienes que uno no se ha ganado.
Veneran la Propiedad Privada como un ídolo pagano, al que todos los sacrificios humanos que se le ofrezcan para que se muestre propicio: esclavitud, explotación laboral, despidos, precariedad, recortes, revoluciones, guerras, cárceles, delincuencia, drogadicción, violencia, desigualdad y miseria, etc., les parecerán siempre insuficientes.
Mi yate antes que tu hambre.
Las libertades que el liberalismo concede a los seres humanos se resumen en:
a) Enriquecerse sin límites.
b) Pasarse toda la vida al servicio de los ricos o morirse de hambre.
Un menú de lujo. Mayor magnanimidad no cabe, aunque hasta sus fans más incondicionales reconocerán, que resulta extremadamente difícil, por no decir imposible, ser libre, cuando no se tiene nada más que la propia vida para vender a cambio de lo que a uno quieran darle.
Sin duda el bien más valioso y el peor pagado.
Los liberales denominan Propiedad Privada a la Riqueza con mayúsculas. Con suma habilidad, se han sacado de la manga invisible el as del Mercado: ese juego trucado de ganadores y perdedores, mezcla de especulación, manipulación, tráfico de influencias, corrupción, fraudes, trampas, dobles varas de medir, monopolios, recalificaciones, rescates financieros, leyes a la carta, evasión de impuestos, información privilegiada y paraísos fiscales, que da a cada cual lo que se merece.
Lógicamente, si los leones no comparten, los humanos no vamos a ser menos que ellos, aunque hay que señalar en favor de las fieras que, como no conocen la ambición, una vez saciado su apetito, dejan en paz a las demás criaturas, cosa que nosotros no hacemos, porque con nada nos conformamos…. razón por la que 60 personas disponen de los mismos recursos para vivir que 3.500 millones, la mitad de la población del planeta. Con el agravante añadido de que las bestias no engañan, ni encubren sus apetitos depredadores con los buenos modales de la educación.
La libertad planteada como patente de corso para acumular riqueza sin freno ni medida, o como oportunidad para desarrollar una existencia sin privaciones ni servidumbres, ensancha aún más la brecha existente entre ambos modelos.
Los seres humanos no son libres de elegir si desean alimentarse o no, sino que están obligados a hacerlo. Su libertad comienza a partir del momento en que tienen cubiertas sus necesidades vitales. Algo que el liberalismo torna imposible, al trasplantar al seno de la sociedad humana la libertad de la selva: la misma competencia entre desiguales a la hora de disputarse el bocado y la misma libertad de depredación, llevando hasta sus últimas consecuencias el precepto de Mandeville, de que «nada es más natural con el curso de las cosas que unas criaturas vivan a costa de otras» (4), que el león se coma al antílope, el pez grande al chico, el fuerte al débil y la multinacional al obrero.
Funciona el sálvese quien pueda y el tanto tienes, tanto vales. Quien no sea rentable, perecerá. Bienvenida sea la competencia en pie de desigualdad y la hegemonía del más apto. Devorar o ser devorados es la cuestión. Con la mano invisible convertida en un puño, los poderosos se han erigido en los máximos predadores de sus semejantes, transformando la desigualdad social creación suya, en desigualdad natural, obra del cielo. Porque que el hijo de un león sea un león y no una gacela, es obra de la naturaleza, pero que el hijo de un rey sea un rey, o el heredero de un rico, rico, es cosa nuestra.
Sostienen los liberales que si la selva se autorregula ¿por qué no va a hacer lo mismo el Mercado que opera con sus mismos esquemas de funcionamiento?, ¿por qué ponerle puertas al campo, si la Riqueza ya se encarga de premiar a los mejores y la regulación natural de eliminar a los superfluos?
Criterio excluyente que rechaza tajantemente el cardenal Sandoval señalando que «si trabajando mucho, uno se hiciera rico, los burros serían millonarios». Revolución equina que no ha estallado, salvo alguna coz intempestiva. Igual que nadie ha trabajado más que los esclavos, ni obtenido menos a cambio, a pesar de ser sus dueños los más fervientes partidarios de la libertad.
El apellido, mercado, que le ponen a la misma, indica que se trata de una libertad de las mercancías y no de las personas. Porque que el Mercado sea libre, no implica que los humanos lo sean también, sino que la explotación tiene que ser libre, sin reglas, siguiendo el mandato de Mandeville de que «la mayor riqueza es poseer una multitud de pobres laboriosos, porque de ellos se derivan todas las comodidades y bienes».
Método infalible de hacer fortuna que en la Inglaterra colonial alcanzó su apogeo con el tráfico de esclavos y la opresión de los pueblos indígenas.
La competencia y la desigualdad
El liberalismo defiende que cada individuo se ha de sacar las castañas del fuego por sí sólo, demostrando su valía en dura competencia con los demás. Principio universal que choca frontalmente con los privilegios de cuna y posición que él mismo fomenta, y que requeriría suprimir las herencias para que se cumpliera. Pero nada de eso sucede y poco tiene que ver nacer en el seno de la familia Rockefeller, con hacerlo en la de una cajera de supermercado o de un taxista.
La riqueza engendra inevitablemente una sociedad de clases. De personas de primera, de segunda y de tercera, con diferentes posibilidades vitales en función de su diferente patrimonio.
Funcionamiento elitista que sitúa al liberalismo en las antípodas del socialismo. Porque riqueza implica no sólo tener más, sino sobretodo ser más. Al rico todo se le perdona, mientras que al pobre de todo se le acusa. A los ricos se les respeta y hace la ola, mientras que a los pobres se les desprecia y pisotea. El rico goza de impunidad y el pobre de presunción de culpabilidad.
Al liberalismo se le podría calificar con mucha mayor propiedad (privada por supuesto), de elitismo. La desigualdad que suscita, invalida la supuesta igualdad de todos ante la ley, y convierte a ésta en la principal arma de los poderosos para presionar, subyugar y despojar a la mayoría, confirmando una vez más que «el derecho civil sirve para que los ricos roben a los pobres, y el derecho penal para impedir que los pobres roben a los ricos» (5). Desigualdad que plantea un serio problema de convivencia y de orden público a la sociedad.
Porque, mientras que en el reino animal, las fieras, como el león, el cocodrilo o la boa, se bastan y sobran a sí mismas para proteger su botín, los humanos necesitan leyes, gobiernos, guardias, guardaespaldas, jueces, cárceles, soldados, armas y ejércitos, para conservarlo y mantenerlo a salvo.
Por esa razón los liberales abogan por un Estado Mínimo, de carácter represivo, con impuestos lo más bajos posibles que aseguren sus posesiones, mientras que el socialismo se decanta por unos impuestos suficientes, que permitan a todos, y no solo a los más afortunados, disponer de los servicios esenciales de sanidad, educación, vivienda, desempleo, pensión, etc.
Los liberales rechazan la progresividad impositiva, el tributar conforme a la capacidad económica de cada uno, y en su lugar optan por gravar el consumo: el litro de gasolina, el kilowatio de luz y la barra de pan que todos, ricos o pobres, pagan por igual. Sólo en materia de impuestos y cargas fiscales se muestran partidarios de repartir el esfuerzo a partes iguales y justo es reconocérselo.
Visto desde su óptica, el estado de bienestar es incompatible con el bienestar del mercado, porque si se puede hacer negocio con la salud y la educación de la gente, ¿por qué renunciar a él?
A los liberales la justicia social les suena a sexo de los ángeles, a música celestial. A comportamiento que no es de este mundo. Compartir, repartir, qué idea tan peregrina y absurda. Que se lo pregunten a un león a ver qué le parece.
La creación de la riqueza
El liberalismo concibe la producción de bienes y servicios, no como forma de satisfacer las necesidades colectivas, sino de obtener el mayor lucro individual. La moda, aunque sea un capricho, resulta rentable, mientras que investigar patologías raras, o curar las enfermedades de los habitantes del tercer mundo, no.
Las ganancias primero, los humanos detrás. Si para aumentar los beneficios hay que despedir a la mitad de la plantilla o llevarse las fábricas a China, adelante. El único derecho humano legítimo es el de enriquecerse. Cualquier otra consideración está fuera de lugar.
Todo se mide con la vara de la rentabilidad. La cuenta de resultados manda. Lo que produce beneficios es bueno, con independencia de cómo se consigan, sea con la venta de armas o con el blanqueo de fondos. Al fin y al cabo, el dinero lava todas las faltas. Y si la desigual correlación de fuerzas, permite remunerar a la gente sólo con la comida, ¿por qué pagarle más, un salario mínimo por ejemplo? Sería un exceso imperdonable.
Los seres humanos representan sólo un coste que hay que ajustar a su mínima expresión. Postura puramente mercantilista para la que carece de sentido ilegalizar la esclavitud o el trabajo infantil, que tan positivos efectos tienen sobre la economía:
«Tengo un hijo de seis años que vive a mi costa, aunque es muy capaz de ganarse la vida. Le pago el alojamiento, la comida, la educación, la ropa y la asistencia sanitaria. Millones de niños a su edad ya trabajan. El escritor Daniel Defoe (Robinson Crusoe) opinaba que los menores podían ganarse el sustento a partir de los 4 años.
Así que debería dejar la escuela y ponerse a trabajar, lo que haría mucho bien al carácter de nuestro hijo, que vive en una burbuja sin apreciar el valor del dinero.
Subvencionamos su existencia ociosa, defendiéndole de la cruda realidad. Está demasiado protegido y debe exponerse a la competencia para llegar a ser una persona más productiva. Quizá hasta podría trasladarme a un país donde el trabajo infantil todavía se permite, para darle más posibilidades de encontrar un empleo». (6)
La prohibición del trabajo infantil atenta de lleno contra la libertad de empresa, el correcto desenvolvimiento de las fuerzas del mercado y la abierta competencia, puesto que «el capitalismo es perfectamente compatible con la esclavitud, mientras que la democracia, no» (7), y sería injusto restringir una actividad tan provechosa. No hace falta añadir que el pillaje medioambiental forma parte también del mismo paquete, y que destrozar un espacio virgen tiene premio.
Cierto que lo que es bueno para el individuo, no tiene porque serlo para la colectividad, como sucede al fabricar contaminando o al obligar a trabajar sin medidas de seguridad, pero es que todo no se puede tener, y el interés particular debe primar sobre el general para que la economía marche bien.
Gana el individuo, pierde la sociedad. Pero como, según la señora Tatcher, «la sociedad no existe, solo existe el individuo» y la sociedad no es más que una colección de individuos aislados sin vínculo ni obligación alguna para con sus semejantes, difícilmente se la puede perjudicar. Eso sí, aunque la dama de hierro repudiaba las sociedades humanas, sí creía en las sociedades anónimas. Las únicas merecedoras de todo su apoyo, admiración y estima.
La historia demuestra, sin embargo, que desde la tribu más primitiva, hasta el estado más avanzado, los humanos han estado siempre organizados en comunidades, no yendo cada uno por libre, a su aire. La diferencia radica en que, en una tribu primitiva, todas las labores se realizan colectivamente (y todos pasan hambre o ninguno lo padece), mientras que como el capitalismo ha disuelto todos los lazos humanos, la nación sólo se comporta como un cuerpo colectivo unificado cuando va a la guerra.
Si denominamos economía al conjunto de actividades mediante las cuales los seres humanos cubren sus necesidades, una actividad económica como la liberal que para producir bienes necesita destruir personas y hasta su propio hábitat, representa la negación de su razón de ser… ¿o alguien en su sano juicio piensa que esquilmar los mares y arrasar la selva es crear riqueza?
El crecimiento indefinido es la enfermedad mortal del capitalismo. Una imposibilidad física en un medio finito como el nuestro. Los liberales confunden producir riqueza con producir millonarios. Se preocupan mucho de la producción y nada de los seres humanos. Apuestan por lo cuantitativo en detrimento de lo cualitativo. Fomentan la eficiencia económica: lograr una elevada productividad, sacrificando a cambio la eficiencia social: conseguir unas condiciones decentes de trabajo y de vida para todos.
De ahí la inflación de artículos de usar y tirar, con caducidad programada y de baja calidad que nos invade. Plaga de consumismo cuyo exceso solo puede colocarse mediante un exhaustivo bombardeo publicitario, porque para el capitalismo, derroche equivale a crecimiento, aunque la superproducción de ropas, aparatos electrónicos y objetos completamente prescindibles que al cabo de poco tiempo nadie volverá a usar, hacen que su manida creación de riqueza termine en creación de basura.
Si los precios de los artículos suben por encima de la inflación, aunque la producción del país no varíe, el PIB crece. El incremento del coste de un fármaco computa en la contabilidad nacional como si la empresa que lo fabrica hubiera producido más cantidad. Volver de peaje una carretera, o colocar parquímetros en las calles, también aumenta el PIB (8). Las privatizaciones provocan ese efecto expansivo al remunerar servicios que antes se prestaban gratuitamente.
La prostitución y el tráfico de drogas también hacen volar la economía. Cuando las viviendas subían de precio año tras año, se nos repetía constantemente que cada vez éramos más ricos y que la economía marchaba viento en popa a toda deuda. Fue más tarde cuando nos informaron que el fútbol era lo único que estaba a la altura de nuestras posibilidades.
En EEUU, entre los años 2014 y 2015, el 92% de los beneficios de sus grandes empresas se destinaron, bien a la compra de sus propias acciones, bien al pago de dividendos, para hinchar el precio de las mismas (9). Aparente creación de valor que permitió a sus ejecutivos recibir bonus astronómicos por su excelente gestión, aunque la cotización de sus empresas no guardara relación alguna con su verdadera situación.
El liberalismo no conoce más horizonte que el cortoplacismo: ganancias para hoy, quiebras para mañana, y se halla embarcado en una constante huida hacia adelante para escapar de los problemas que él mismo crea. Sus partidarios invocan la responsabilidad individual para eludir la responsabilidad social, cuando en la práctica han acabado de facto con ella por vía de las sociedades anónimas, las personas jurídicas, los paraísos fiscales, los testaferros y la ingeniería financiera. Quien responde de sus actos, ya no son ellos, sino el Mercado.
La lección que, sin embargo, el pasado nos enseña, es que la unión y la colaboración han rendido mejores frutos que la rivalidad y el enfrentamiento. La tendencia innata del ser humano no es a subirse a un ring a darse de puñetazos con otro hasta que sólo el vencedor quede en pie, sino que ese es el modelo caníbal de convivencia impuesto por el capitalismo.
Capitalismo que se muestra mucho más dinámico que el socialismo a la hora de estimular la iniciativa individual, hasta que se le exige respetar el interés general y armonizarse con él, momento en que dicha motivación desaparece tan rápido como surgió.
Las grandes multinacionales y entidades financieras, mayores que muchos estados (solo Wal-Mart es mayor que 161 países), se hallan tan fuertemente centralizadas, jerarquizadas y burocratizadas como ellos, y bastantes habrían colapsado, pese a su superior eficiencia, si no se las hubiera salvado con fondos públicos.
Igualmente, la sanidad pública bate con claridad a la privada en costes, prestaciones y coberturas universales sin exclusión de patologías ni de tratamientos costosos, y en cualquier comparación entre ellas, la segunda sale malparada, porque lo suyo no es el servicio, sino el beneficio (10).
La fuerza del liberalismo reside en su capacidad para depredar el medioambiente y extraer hasta la última gota de utilidad de cada ser humano, haciéndole rendir al máximo y convirtiendo su vida en trabajo. Su más reciente acierto ha sido hacerle competir, no ya contra sí mismo o contra sus congéneres, sino contra máquinas, robots e inteligencias cibernéticas. De este modo resulta cada vez menos necesario y valioso, y se torna obsoleto antes. El desequilibrio entre las dos especies, humana y tecnológica, se está disparando a pasos agigantados. La Tecnología va a multiplicar la capacidad de los poderosos para dominar a sus semejantes hasta extremos nunca antes conocidos.
La pugna Liberalismo –Socialismo constituye la cara visible del combate Egoísmo–. Conciencia que se libra en el interior de cada persona.
Si la humanidad continúa progresando por el camino del Mercado-Selva, cultivando sus peores instintos, dispuesto a llegar incluso hasta la propia autodestrucción para satisfacer sus ansias de poder, riqueza y éxito, sin cambiar su perspectiva individual por otra comunitaria, sustituyendo el acumular por compartir y la competencia por la cooperación, difícilmente tendrá un futuro.
Porque hasta que los valores humanos no coticen por encima de los de Wall Street, no habrá salido de la Edad de Piedra, aunque haya sustituido las anticuadas hachas de sílex por modernas ojivas nucleares."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.03.30 10:19 EDUARDOMOLINA PABLO IGLESIAS.- Mi cabeza política se hizo en Italia.- ctxt

http://ctxt.es/es/20160323/Politica/5015/Entrevista-Pablo-Iglesias-gobierno-España-Entrevistas-Elecciones-20D-¿Gatopardo-o-cambio-real.htm
Como Podemos, Pablo Iglesias tiene al menos dos almas. En la distancia corta es un tipo tímido, pausado, bien articulado, culto sin llegar a la pedantería --aunque a ratos se pone un poco cursi, no llega a caer en la novela rosa. Se diría que este Iglesias profesoral es una persona distinta a la fiera corrupia que se zampaba a los más agresivos contertulios televisivos de Intereconomía o La Sexta, muy diferente del tribuno que un día lanza cal viva contra las bancadas socialistas para luego susurrarle a Pedro Sánchez “solo faltamos tú y yo”.
Esta multiplicidad de personalidades resume también la montaña rusa existencial en la que vive Podemos, un partido-niño formado por mil mareas, orígenes, corrientes: comunistas gramscianos de la vieja IU, activistas de la PAH, populistas criados en Laclau y curtidos en asesorías peronistas y bolivarianas, humildes indignados del 15M, cristianos de base de las periferias urbanas, profesores, doctores y analistas del CEPS, En Comú, Andalucía, Guanyem…
Viviendo y muriendo de éxito a la vez, víctima y beneficiario de sus contradicciones y su indefinición asamblearia, Podemos se ha convertido en solo dos años en la gran esperanza de la izquierda europea, una vez certificada la claudicación de Syriza ante la Troika. Tras revolucionar el mapa municipal y tomar el poder en las grandes ciudades, y después de sacar cinco millones de votos el 20D, Podemos y sus confluencias viven un periodo convulso: enfrentamientos, filtraciones, dimisiones, ceses... Nadie sabe cómo acabará este enorme lío. Pero la impresión es que Iglesias ha tomado las riendas en Madrid y ha dejado desarmado a su amigo y número dos, Íñigo Errejón, al que conoció en la Facultad de Políticas de Somosaguas (Madrid) cuando él tenía 23 años y Errejón 18, y al que durante la entrevista se referirá, entre bromas y veras, con estas palabras: “Nunca ha dejado de ser el benjamín”.
Iglesias parece transformado, más conservador, mucho más cauto y conciliador. Cuando se le pregunta por el pacto con el PSOE, no pone reparos, líneas rojas, ni exigencias. Oyéndole, se diría que su estrategia pasa hoy por dos opciones que en realidad son solo una: o gobernar con el PSOE casi sin condiciones, o repetición de elecciones sin dejarse culpar del adelanto.
El líder de Podemos (Madrid, 1978) llega puntual a la sede de CTXT para una conversación de una hora con miembros del consejo editorial y la redacción --Miguel Mora, Soledad Gallego-Díaz, Ignacio Sánchez-Cuenca, Mónica Andrade y Willy Veleta-. Va acompañado por un séquito de cuatro jóvenes asistentes que no se despegan del móvil. Tiene ojeras y mala cara: un reciente cólico nefrítico, provocado, explica, por una pequeña piedra en el riñón que todavía no ha expulsado.
Es martes 22 de marzo, y hace solo un rato que se han producido los atentados de Bruselas. A mitad de la hora pactada, Iglesias y los suyos tienen que salir corriendo para acudir al homenaje a las víctimas organizado por el ayuntamiento madrileño. Poco después, completamos la entrevista por el móvil: más de 100 minutos, que publicamos de forma íntegra, dividida en cuatro bloques: Pablo, según Iglesias; La crisis de Podemos; España, pacto o elecciones, y ¿Otra Europa es posible?
BLOQUE 1. PABLO, SEGÚN IGLESIAS.
"Políticamente soy un italiano. Mi cabeza política se hizo en Italia"
¿Querría explicar en cinco o seis frases quién es Pablo Iglesias?
Soy tímido, aunque no lo parezca. Amante de una cierta soledad para leer, para ver películas, para ver series. Al mismo tiempo con una enorme pasión para las cosas. Necesito la pasión para hacer cualquier cosa. Con mucha pasión por aprender, y con mucho que mejorar. Fundamentalmente, un tipo sencillo. Una de las cosas que más me gustan es cuando la gente que acaba de conocerme me dice: ‘Hostia, eres un tipo bastante normal’.
Más normal de lo que parecía en la tele…
Claro, ese contraste sorprende a mucha gente. Una cosa que me han dicho y que me encanta es: ‘Ganas mucho en la distancia corta’.
¿Qué recuerdos tiene de la infancia? ¿Se siente soriano?
Sí, sí. Decía Rilke que la patria de uno es su infancia, y mi patria tiene una localización geográfica muy clara, que es Soria. Yo pasé en Soria desde los 2 años hasta los 13.
¿Eso curte, no?
Sí, claro, se pasa frío. Pero para ser niño Soria es una ciudad maravillosa. Yo iba por ahí con mi bicicleta tranquilamente. Toda la memoria sentimental de mi infancia está asociada a lugares de Soria. Si la patria de uno es la infancia, Soria es mi patria.
Después de Soria vino a Madrid, y estudió de todo… ¿Le enseñaron todo lo fundamental para ser político en la universidad y los másteres, o es un trabajo más duro de lo que pensaba?
Yo creo que es un trabajo como otro cualquiera, que no debería ser una profesión, sino una actividad a la que uno dedica un cierto tiempo. Es una actividad además que tiene que practicar gente con perfiles muy distintos. A mí me encanta estudiar. Las dos cosas que más me han gustado en la vida es recibir clase y dar clase. Supongo que eso me ha hecho aprender cosas que luego me han sido útiles en la política, pero la experiencia práctica no la sustituye nada. En estos dos años he aprendido una barbaridad y sigo aprendiendo mucho.
¿Más que leyendo?
Hace poco volví a releer El Príncipe, que lo había leído antes dos veces por lo menos. Es curiosísimo que al leerlo al mismo tiempo que estás practicando la política, cambia completamente… Recuerdo que tenía los subrayados originales míos, y en los nuevos prestaba atención a otros elementos. Supongo que eso tiene que ver con practicar la política de manera tan intensa y directa...
¿Maquiavelo tenía más razón de la que pensaba?
No es tanto más razón, sino que en realidad lo que está escribiendo Don Nicolás es un manual con un enorme sentido práctico. Maquiavelo no es un erudito metódico. Como diría Gramsci, es un hombre de acción. Está siempre pensando en la acción, y logra aislar la política como disciplina de otro tipo de consideraciones. Es impresionante el enorme sentido común de las reflexiones del libro, incluso cuando es un tipo del siglo XVI que está pensando en las repúblicas y en los Estados italianos, que es lo que tiene a mano, tomando las experiencias de la Roma y la Grecia clásicas... Han pasado muchas cosas en estos 500 años, y aun así tiene reflexiones magníficas.
¿Le da tiempo a leer la prensa cada día? ¿Lee papel o solo Internet?
Leo los dosieres que me prepara el equipo.
¿Los clippings, en papel grapado?
Depende, si lo puedo imprimir lo imprimo y lo grapo. Si no, lo leo en el ordenador, o los días que tengo que salir muy temprano lo leo en el teléfono. En esos dosieres viene un resumen con una sección de artículos de opinión que me prepara el equipo. La verdad es que leo más prensa que nunca, esa selección me hace leer artículos muy valiosos.
¿Le ponen artículos de CTXT?
Sí, de vez en cuando. Algún editorial malvado vuestro he leído, en el que nos dabais caña. Luego están algunos imprescindibles. Uno de los articulistas que nunca falla, lo digo siempre, es Enric Juliana. Para mí, el análisis diario de Juliana es como ir a misa para la gente de comunión diaria.
Albert Camus decía que un país vale lo que vale su prensa. ¿Cómo ve la situación de los medios en España?
Era bastante cruel Albert Camus al decir eso con muchos países. Un político profesional solo puede hablar bien de la prensa. Punto y final.
Pregunta un lector: ¿Cree que su política, de tan buen e infinito trato con los medios, está siendo efectiva?
Es inevitable. Yo creo que la política, entre otras cosas, es una definición de la realidad. Nunca ha estado la política tan mediatizada por los medios como ahora, y mira que llevan décadas con eso. Seguramente los medios son el terreno fundamental de la política, y eso tiene que implicar mucho tiempo y muchas técnicas para que la comunicación funcione. Eso es así desde hace mucho tiempo, pero yo diría que cada vez más.
Y hace falta tragar mucha quina, imagino.
Eso es inevitable. Recuerdo un político conservador, con el que hablaba en el Parlamento Europeo, que me decía: “Mira, esto que hacemos nosotros consiste en levantarse por la mañanas y que te sirvan un plato con un sapito, y a ese sapito le tienes que echar sal, le tienes que echar pimienta… lo que quieras, pero te lo tienes que comer todas las mañanas…”. Y eso es así.
Manolo Monereo ha escrito en Cuarto Poder que hay una cacería organizada por PRISA y los poderes financieros para acabar con Podemos. ¿Cree que es cierto? ¿Se siente acosado?
Monereo es un sabio, es uno de los intelectuales de la izquierda más lúcidos, y con muchísima experiencia. Creo que en los últimos artículos y también en este señala algunas de las claves de lo que está ocurriendo.
Hay un personaje en The Wire que dice “This is the Game!”, y efectivamente este es el juego en el que estamos; y es lógico que a nosotros nos den caña, es parte de las reglas del juego.
Por cierto, usted y Juan Carlos Monedero llevan años ejerciendo de periodistas / analistas y presentadores. ¿Aprendieron de Beppe Grillo? ¿No le parece una forma de intrusismo que un líder político haga periodismo?
En realidad a mí, desde que empezamos a hacer La Tuerka, me entusiasmaba dirigir y presentar una tertulia que siempre ha querido tener un estilo diferente al de las tertulias convencionales o al de otras tertulias, ni mejor ni peor, simplemente diferente. Creo que tanto La Tuerka como Fort Apache se han ganado un enorme prestigio por eso, hasta el punto de que nos han dado premios en facultades de Periodismo... Eso es un honor y al mismo tiempo un placer; si alguien se ha sentido ofendido por el intrusismo, nosotros lo hacemos desde mucho antes de que existiese Podemos, nos entusiasmaba hacerlo, y nos sigue entusiasmando...
En el artículo que publicó en New Left Review en julio del año pasado hablaba de “el pueblo de la televisión”. ¿Cómo puede un tipo que ha estudiado en Cambridge y Suiza ser tertuliano en Intereconomía?¿Es su personaje político un producto de la TDT y las tertulias?
En realidad en Intereconomía había días en los que no se discutía mal, más o menos te dejaban expresarte. Pero para nosotros era una cuestión fundamental: habíamos llegado a la conclusión de que los medios de comunicación, y en particular los formatos de las tertulias políticas, eran el instrumento fundamental para generar imaginario. Nos habíamos dado cuenta de que el estilo que nosotros manejábamos en la universidad, cuando dábamos charlas o hacíamos seminarios, se alejaba mucho de las técnicas a través de las cuales se informaba o formaba la opinión. Intentamos ser rigurosos y amenos, sabiendo que las técnicas de la comunicación se basan en el mundo audiovisual y que teníamos que intentar manejar esas técnicas, siendo al mismo tiempo rigurosos. Intereconomía, La Sexta Noche y Las Mañanas de Cuatro fueron como un entrenamiento. Recuerdo muchos de esos debates con muchísimo cariño. Y debatiendo en Intereconomía conocí a gente muy valiosa. A Javier Nart, que ahora es eurodiputado de Ciudadanos y es un hombre maravilloso, al que quiero mucho, lo conocí en El Gato al agua; al señor Alejo Vidal-Quadras, con el que me separan muchísimas cosas a nivel ideológico pero que me parece un hombre inteligente, también. Y también allí fue la primera vez que escuché debatir a Francesc Homs, de Democràcia i Llibertat. Allí aprendí muchas cosas...
En aquel artículo, analizaba “la incipiente crisis del régimen postfranquista, enfangado en la corrupción y la recesión económica, y las oportunidades que ello ofrece a una formación política popular que movilice el descontento social de los indignados…”. ¿Cree que han aprovechado esa situación y están haciendo todo lo posible para mitigar ese descontento? ¿No cree que el “régimen” está todavía muy vivo?
Efectivamente, nos enfrentamos a adversarios poderosísimos que están acostumbrados a ganar siempre, incluso cuando parece que no han ganado a veces ganan también, pero el juego es así. De momento, lo que hemos conseguido creo que nadie se lo podía imaginar, creo que las élites nunca vieron un actor con las capacidades que ha demostrado Podemos. Eso no quiere decir que a partir de ahora no vaya a ser difícil, es más, va a ser mucho más difícil, cada vez va a ser más difícil y yo creo que eso se nota. Nosotros fuimos capaces de patear el tablero, de reponernos y salir muy reforzados de ataques muy agresivos. Me acuerdo perfectamente de lo que me preguntaban en las entrevistas en octubre o noviembre, y creo que tuvimos un resultado electoral espectacular. Pero eso no cambia que la situación económica del país es difícil, que el poder de las élites es enorme, que nosotros podemos sufrir el desgaste de nuestras contradicciones y que la política no termina de... Es extremadamente complicado. Bueno, pues tendremos que adaptarnos y seguir combatiendo, haciendo eso que pedía Gramsci: “Necesitamos toda la fuerza, toda la inteligencia y toda la ilusión en un combate que es difícil y donde el adversario siempre es muchísimo más poderoso”.
Eso recuerda un poco al Atleti del Cholo Simeone, una especie de tercera vía insumisa y solidaria contra la bipolaridad... deportiva y política.
Siempre me ha entusiasmado el Cholo Simeone y su Atlético de Madrid por eso. Es un equipo con menos recursos deportivos que los grandes y sin embargo con una enorme pasión y un estilo muy descarado y muy disciplinado al mismo tiempo. Y probablemente por eso el Cholo ha conseguido colocar a su equipo al nivel del Real Madrid o del Barça, y eso a mí me gusta. Me gusta su carácter.
Uno de sus lemas es "No consuman". Hay un video de 2013 en el que usted dice que le indigna que IU aceptara una consejería de Turismo en Andalucía y no exigiera un telediario. Eso son las cuotas de la RAI... Y añadía que en Turismo solo se podía crear empleo…
En aquella época podía decir lo que me diera la gana, no había consecuencias en lo que decía. Ahora tendría que ser mucho más prudente. Pero básicamente la idea que pretendía transmitir es que si haces política y vas a gobernar, quizá tenga sentido, sobre todo si lo vas a hacer desde una posición de debilidad, intentar intervenir en aquellas áreas que son más importantes y donde realmente se pueden lograr cambios en la vida de la gente o en la construcción del relato, que es una cosa fundamental en política. Y eso lo sigo pensando.
¿En un hipotético acuerdo de gobierno con el PSOE, incluirían una reivindicación de ese tipo? ¿Controlar los informativos?
Pero no necesariamente para que estuviéramos nosotros. Nosotros tuvimos un debate sobre si gobernar o no con el Partido Socialista y al final todos tuvimos claro que si gobernamos, gobernamos. Si vamos en serio, vamos en serio. Y eso quiere decir que asumimos todas las contradicciones, todos los problemas, que podremos hacer cosas mal, que nos van a dar duro… Pero que no vamos a hacer esto a medias. Gobernar implica asumir responsabilidades de gobierno y asumirlas en muchos ámbitos, las que puedan ser aparentemente más sencillas y más inocuas pero las más importantes también. Yo creo que eso forma parte del estilo de Podemos desde el principio. No nacimos para ser una fuerza política testimonial o subalterna, sino para intentar ganar. A veces lo conseguiremos, a veces no, haremos cosas bien y cosas mal, pero desde el principio nuestra mentalidad ha sido ganadora. Creo que esa es una de las cosas que explica también la caña que nos dan. Hemos sido y somos muy osados y muy descarados, y es lógico que quien lleva muchos años en esto diga: pero bueno, ¿qué os habéis creído? Seguramente, si no hubiésemos sido así, no estaríamos donde estamos.
Hablemos de Italia, ¿qué aprendió allí?
Estuve primero de Erasmus cuando estudiaba cuarto de Derecho. Ese viaje me cambió la vida, también políticamente. Podría decir que políticamente soy un italiano, en Italia hice mi cabeza para pensar la política. Después he estado muchas más veces para viajes más cortos, y en 2007 estuve seis meses redactando mi tesis doctoral en Florencia… El Erasmus lo hice en Bolonia. Era muy importante políticamente, con una histórica alcaldía del Partido Comunista prácticamente desde después de la Segunda Guerra Mundial… Bologna La Rossa, la capital de la Emilia Romagna… Esos lugares tan importantes para el desarrollo italiano. Allí aprendí muchísimo.
¿Conoció los centros sociales? ¿Leyó a Gramsci y a Agamben, a los que tanto cita?
Cuando llegué era militante de las Juventudes Comunistas, con todas sus cosas bonitas y sus encantos. Era una organización muy clásica, muy dogmática, y además no era muy habitual entre los cuadros de las juventudes tener una formación cultural amplia. Había excepciones, en aquella época conocí a Manolo Monereo, y desde entonces le empecé a admirar muchísimo. Italia era otro planeta. Cuando vi los centros sociales, cuando vi las librerías, cuando me empecé a adentrar en las historias de los movimientos sociales de los años 70… Se abrió otro mundo. Allí conocí a amigos con los que después he coincidido en Podemos: a Gemma Ubasart, que también estaba de Erasmus. Allí empezaron una serie de lecturas, aprendí un idioma que no tiene la misma utilidad que el inglés... Pero para la política saber italiano marca la diferencia. Poder leer Il Manifesto, La Repubblica, tener acceso a unos textos que solo están en italiano… Italia tuvo mucha influencia sobre algunas generaciones de activistas madrileños y de otros lugares, y seguramente tiene mucho que ver con la forma en la que se hizo Podemos.
¿Estaba en Génova cuando sucedió la masacre de la Escuela Díaz?
Estaba en el autobús volviendo a España, era uno de los portavoces del Movimiento de Resistencia Global de Madrid, y como hablaba italiano estuve en la avanzadilla. Fue un movimiento que analicé con muchísimo detalle en mi tesis doctoral. Hice una versión de la tesis, que es ‘Desobedientes’, que cuenta aquello con mucho detalle...
Un inciso. Willy Veleta quiere saber con quién va a ver el nuevo episodio de Juego de Tronos
Es un secreto que me voy a llevar a la tumba.
¿Con el Rey? ¿Con el Rey emérito?
No lo puedo decir. ¿Te imaginas? Los dos en un sofá tapados con una manta...
¿Usted cree que Jon Snow… sí o no? Sin hacer spoiler...
A mí me encantaría que sí. Leí en la prensa que tenía contrato, así que eso me hace soñar con que se salva, pero no tengo ni idea de lo que pasará.
Bloque 2. ¿CRISIS, QUÉ CRISIS?
"Nadie es imprescindible en Podemos, tampoco sobra nadie"
¿Hace cuánto tiempo que conoce a Íñigo Errejón?
Nos conocimos cuando yo empecé a estudiar la segunda carrera, en Políticas. Nos llevamos cinco años. Yo tendría 23 y él 18.
Él era un benjamín entonces.
En realidad nunca ha dejado de serlo...
Un lector pregunta si son conscientes del tirón social que tiene la dupla Pablo Iglesias-Errejón. Y añade: ¿Qué aporta cada uno a Podemos?
En Podemos todos aportamos y Podemos no se explica por una, dos o cuatro personalidades. Eso es importante. Incluso en una fuerza política como la nuestra en la que el liderazgo fue desde el principio un instrumento político imprescindible. Ahora hay una coralidad y una necesidad de recuperar el protagonismo de la gente que yo creo que nos debería hacer pensar que Podemos no es el resultado de una, de dos, de cuatro personalidades y de cómo se relacionan. En este caso Íñigo y yo hemos trabajado juntos muchísimos años y ha habido una compenetración intelectual enorme. Hemos hecho muchas cosas juntos, probablemente no haya nadie con quien yo haya firmado tantos artículos académicos como con Errejón. Aun así Podemos está por encima de mí, por encima de Íñigo y por encima de cualquier otro compañero.
¿Cómo definiría sus visiones políticas respectivas? Se dice que Errejón es más peronista, amante del populismo latinoamericano, y que usted sería más un comunista. ¿Responde a la realidad o es esquemático?
Son etiquetas que facilitan la literatura, la manera en que se puede construir un relato, las explicaciones de las cosas. En realidad la formación intelectual del primer grupo de personas de Podemos tiene que ver con una práctica colectiva en la que nos pudimos especializar en diferentes cosas y en la que hay una serie de elementos comunes que nos definen como grupo. Por una parte, el interés que todos teníamos en los fenómenos latinoamericanos, por otra parte nuestras experiencias militantes en movimientos sociales, colectivos de la izquierda radical, y a partir del 15M, a través de la discusión que introdujimos en La Tuerka, una reflexión muy coral en la que participamos muchos sobre las posibilidades de intervención política en España. Todo eso, marcado por nuestro trabajo. Asesoramos a IU, yo estuve después en Galicia con Alternativa Galega de Esquerda. Todas esas experiencias, unidas al hecho de que yo había conseguido abrirme un hueco en los medios de comunicación, nos permitieron lanzar una apuesta política, que fue Podemos. Las etiquetas que tratan de identificar ideológicamente a todos y situarnos para ver quién está más a la izquierda, quién es más moderado… Se producen porque facilita la lectura, el relato. Pero son demasiado esquemáticas para entender cómo pensamos. Lo mejor para entendernos es leer lo que producimos y lo que escribimos, los diálogos entre nosotros...
¿Cuántas almas hay en Podemos, cuáles son las corrientes? Comunistas, anticapitalistas, populistas, indignados del 15M, asociados a CEPS, cristianos de base…
Hay una multiplicidad de posiciones y de historias personales y de biografías, pero en Podemos, por suerte, de momento, no diría que hay diferentes corrientes o almas sino diferentes maneras de ver las cosas, en las que basculamos muchas veces nosotros mismos. Cualquiera que viera un debate en el Consejo Ciudadano o en la Ejecutiva vería cómo cualquiera de nosotros basculamos, en función de los temas y de la discusión concreta. Aunque es muy atractivo calificar con etiquetas y las categorías permiten hacer mapas que nos dan la impresión de entender mejor las cosas, sería muy difícil definir Podemos como una suma de familias políticas que se identifiquen con esas etiquetas. Creo que los elementos fundamentales de Podemos los compartimos todos y que luego en las cosas que podemos discrepar, no discrepamos como grupos organizados, sino como individuos; y eso es positivo.
¿Qué ha pasado en estas últimas semanas, qué balance hace de lo que ha ocurrido en el partido?
En política a veces hay que hacer cambios, mejoras. Esos cambios a veces son difíciles y tienen consecuencias difíciles o incluso desagradables. Pero son imprescindibles. A mí como secretario general me corresponde tomar una serie de decisiones. A veces son muy agradables, divertidas de tomar, y otras son difíciles y desagradables pero no menos necesarias para que vayamos haciendo las cosas mejor. En el caso de una política tan nueva, en una fuerza política en la que el cariño y el amor entre nosotros ha sido tan determinante, seguramente cualquier cambio, cualquier decisión difícil se acusa más. Pero eso forma parte de lo que somos y a mí me gusta que seamos así. Que a nosotros se nos note la tristeza cuando tomamos una decisión difícil en lugar de una sonrisa mal dada creo que habla bien de nosotros.
¿Diría que ha sido una crisis, una fractura, una implosión, una pre-refundación? ¿O un golpe de mano de la Secretaría General?
Diría que es un cambio que recoge una tendencia que es necesaria. Se lo decía a los secretarios de organización cuando hablaba con ellos, les decía que el modelo organizativo surgido de Vistalegre fue seguramente imprescindible para esa etapa pero que ahora toca abrir una etapa nueva, una etapa en la que necesitamos más protagonismo de los territorios, de los círculos, una etapa distinta a aquella en la que teníamos que construir un partido a toda velocidad y afrontar una serie interminable de procesos electorales que eran difíciles. Ahora ya somos otra cosa, estamos mucho más consolidados y creo que toca recuperar un tono organizativo distinto que apueste de manera inequívoca por el protagonismo de la gente y de los círculos. Por eso creo que si el Consejo Ciudadano tiene a bien respaldar la candidatura de Pablo Echenique para ser secretario de Organización, creo que él va a encarnar de manera perfecta ese cambio de tono.
Empleó un tono muy duro en el comunicado de la destitución de Sergio Pascual, en el que algunos han visto un tufo al viejo PCE. Quizá sus votantes echan de menos un poco de autocrítica. ¿Qué errores cree haber cometido desde el 20D? ¿Es consciente de haber cometido errores?
Seguramente sí. Cualquier error político que cometa la organización yo lo tengo que asumir como propio. La crítica y la autocrítica son fundamentales. Muchas veces nosotros, y yo en particular, no somos capaces de comunicar con eficacia. Eso implica un manejo de los tonos y de los registros con los que, a veces, acertamos, y con los que, otras, no acertamos. Eso está muy bien verlo, y cuando te das cuenta de que lo podíamos haber hecho mejor, pues tratar de mejorarlo.
Para ser concretos ¿está hablando de la cal viva y del beso a Pedro? Me refiero al tono...
No necesariamente... En los debates parlamentarios los tonos son duros. Hay que recordar las cosas que se nos dijeron a nosotros. Pero es verdad que muchas veces los tonos pausados y calmados son más eficaces que los tonos más duros. Eso es una cosa que también se va aprendiendo con el tiempo. No es menos cierto también que nosotros estamos donde estamos precisamente porque a veces supimos mantener un tono duro. Mientras el cinismo campaba a sus anchas en los discursos políticos, nosotros fuimos capaces de hablar políticamente del dolor. De decir que mientras estamos hablando aquí, hay gente que está sufriendo mucho, gente a la que están echando de sus casas y gente que lo está pasando muy mal. Pero la política también es el arte de la modulación, y la clave es saber encontrar en cada momento el tono que funciona mejor.
Ha dicho antes que tenía mucha complicidad con Errejón. En pasado. ¿Teme que acabe yéndose del partido?
No lo creo. Del mismo modo que nadie es imprescindible en Podemos, tampoco sobra nadie en Podemos. Estoy convencido de que todos, en este proceso y en este camino, seguiremos aportando lo mejor de nosotros mismos.
¿Qué errores ha cometido Errejón?
Yo creo que Íñigo lo ha hecho bastante bien. Es una magnífica cabeza, es un magnífico intelectual que además practica la política, es un intelectual útil, con el que ha habido una gran complicidad. Y estoy convencido de que la colaboración intelectual y política con Íñigo y con todos los demás compañeros, con Carolina Bescansa, Rafa Mayoral, Pablo Bustinduy… con todos los compañeros con los que trabajo va a continuar, porque además es un elemento imprescindible dentro de Podemos. La política también tiene fases, tiene épocas, y todos estamos madurando mucho: estas semanas en las que han ocurrido décadas, estos meses en los que ha pasado tanto tiempo en España, nos han hecho madurar. Lo que estamos viviendo son momentos de maduración que pueden tener sus puntos dolorosos pero creo que nos van a sacar mucho más fuertes y mucho más eficaces. Nosotros, al fin y al cabo, hemos tenido que hacer en dos años lo que otros han podido hacer en diez o en quince. Es lógico que eso implique ciertos momentos traumáticos, es normal.
Emmanuel Rodríguez ha escrito en Diagonal que los dimitidos del Consejo Ciudadano y otros errejonistas llevaban meses negociando con el PSOE y C’s una moción de censura contra el PP en la Comunidad de Madrid. ¿Usted lo supo?
Yo hablé con José Manuel López (líder de Podemos en la Asamblea de Madrid), que me transmitió esa posibilidad, y le dije que era, evidentemente, una posibilidad interesante, que era una cuestión enormemente importante que teníamos que debatir con calma, que de alguna manera revelaba una contradicción de Ciudadanos, que ante la posibilidad de un gobierno distinto en la Comunidad de Madrid daba la impresión de que prefiere al Partido Popular. Es una opción que hay que pensar y efectivamente sí me han transmitido que es algo a lo que estaban dando vueltas...
¿Y eso lo hizo un grupo afín a Errejón sin su conocimiento?
En ningún caso. De hecho, en el Parlamento no se funciona por grupos ni por corrientes. En todos los parlamentos se funciona orgánicamente como grupo parlamentario y evidentemente tienes que informar, y las decisiones las toma el Consejo Ciudadano, como no podría ser de otra manera.
Hablemos de las confluencias. Las relaciones con Galicia, Valencia y Catalunya no parecen demasiado fluidas...
Yo creo que en esos tres lugares el resultado electoral de los encuentros, que en cada sitio han tenido matices diferentes, han sido buenos. La unión de Podemos con otros actores políticos, tanto en Cataluña como en la Comunidad Valenciana como en Galicia ha producido resultados electorales espectaculares. En Cataluña, al igual que en Euskadi, donde íbamos solos, hemos sido la primera fuerza política, y en la Comunidad Valenciana y en Galicia, igual que en Madrid, en Canarias, en Navarra y en Baleares, donde íbamos solos, hemos sido segunda fuerza. Creo que las cosas van bastante bien y hay bastante satisfacción por parte de todos los actores respecto a cómo han funcionado esas confluencias, y estoy convencido de que se repetirán. Hay una relación en algunos casos de verdadera amistad, por ejemplo, con Yolanda Díez en Galicia, es amiga mía desde hace muchos años, políticamente nos entendemos muy bien, con Xosé Manuel Beiras me entiendo muy bien, con Mónica Oltra me entiendo de maravilla, así como con los compañeros catalanes... Creo que las cosas han funcionado muy bien.
Gerardo Tecé, desde Sevilla, le pregunta: Cataluña y Andalucía han sido tradicionalmente las grandes bolsas de votos que han llevado al PSOE al Gobierno estatal. Parece claro que son las mismas bolsas de votos que Podemos necesitaría para no ser acompañante, sino cabeza de cartel. En Cataluña las cosas les van bien, pero en Andalucía, que es el lugar donde el paro y la desigualdad pegan más fuerte, un lugar que teóricamente debiera ser terreno sembrado para Podemos, están muy, muy lejos del PSOE. Les doblaron en voto en las generales. ¿A qué se debe?
A la estructura social de España. Aun así, lo que nosotros hicimos en Andalucía es increíble, en las elecciones de marzo tuvimos más del 14% y en las elecciones generales, en torno al 17%, ¡en Andalucía! Es verdad que nuestro voto se ha concentrado, como históricamente el voto del cambio en España, en las grandes ciudades y las periferias, en zonas más industrializadas. Aun así, el resultado en Andalucía, para lo que es la estructura social de este país y de Andalucía, es impresionante. Es un desafío mejorarlos. Teresa Rodríguez tiene muy claros los pasos que tenemos que dar para seguir avanzando en Andalucía y ganar. El análisis de Gerardo es correcto: para el Partido Socialista fueron fundamentales esos dos bastiones simultáneamente, Zapatero no hubiera ganado sin contar los resultados en Cataluña y en Andalucía. En Cataluña parece que ahora la fuerza hegemónica somos nosotros y en Andalucía va a costar un poco más pero creo que estamos trabajando en la buena dirección.
Está usted entrando en la segunda parte de la entrevista a Pablo Iglesias, secretario general de Podemos.
En estos dos últimos bloques, Iglesias analiza de forma exhaustiva la situación política española y, más brevemente, la europea.
Durante la conversación, Iglesias muestra su cara más profesional, suave y constructiva. Vestido con piel de cordero, usa a menudo el latiguillo “yo creo que” para dar una imagen más dialogante y escapar de las reiteradas acusaciones --incluso internas-- de arrogancia. Afirma que la gran coalición sería un suicidio para el PSOE, y anima a los socialistas a volver a su programa electoral y a abandonar el "pacto de derechas" con Ciudadanos para formar un gobierno con Podemos, IU, Compromís y los votos favorables del PNV, incidiendo en que la abstención de los grupos catalanes, que el PSOE se niega en redondo a negociar, no supondría ningún deshonor o trauma.
Iglesias argumenta que, si el PSOE rectifica tres puntos clave de su acuerdo con C’s (reforma laboral, reforma fiscal, salario mínimo), Podemos no pondrá ningún obstáculo a que Pedro Sánchez sea presidente, y devolviéndole la anáfora de la investidura, añade que, si este quiere, puede haber un Gobierno progresista "la semana que viene”.
Al mismo tiempo, el líder del partido morado subraya que la presión que ha sufrido Sánchez por parte de su partido y de los poderes financieros es "asfixiante", y reitera la idea de que esos poderes no dejarán que el PSOE pacte con Podemos. Pero descarta que su partido se plantee abstenerse in extremis para dejar gobernar en minoría al PSOE con C's: "Cuando una fuerza política con 5,3 millones de votos le dice a otra con 5 millones, en una situación en la que podrían gobernar juntos perfectamente, 'no, usted pase a la oposición, que va a influir mucho…'. Pues lo mismo podríamos decir nosotros: pasen ustedes a la oposición e influyan".
Sobre Europa, cuenta que mantienen contactos con diversas fuerzas de izquierda (Bloco de Esquerda, PS belga, disidentes del PS francés, Mélenchon...) para forjar alianzas capaces de modular la política económica de la UE. Su idea es que "hay que construir un nuevo espacio con los sectores de la socialdemocracia que quieren recuperar los estados del bienestar en Europa".
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


Me voy  CarlotaVlogs Si tú Tienes Muchas Ganas de Aplaudir ♫ Plim Plim ... Niño con casaca de plastico de Messi por fin conoce a su idolo  Noticias Network SI TU TIENES MUCHAS GANAS DE APLAUDIR - Canciones ... FINAL FANTASY VII REMAKE - PARTE 17 - #YoMeQuedoEnCASA RAZONES POR LAS CUALES DEBES VER SHE-RA  #CATRADORA Víctor Manuelle - Tengo Ganas - YouTube Mikela Waldman, velocidad y técnica desde San Francisco para el flanco derecho del ataque Si Yo Tengo Muchas Ganas de Aplaudir - Rondas y Clásicos ...

spanish chapter 7 test review Flashcards Quizlet

  1. Me voy CarlotaVlogs
  2. Si tú Tienes Muchas Ganas de Aplaudir ♫ Plim Plim ...
  3. Niño con casaca de plastico de Messi por fin conoce a su idolo Noticias Network
  4. SI TU TIENES MUCHAS GANAS DE APLAUDIR - Canciones ...
  5. FINAL FANTASY VII REMAKE - PARTE 17 - #YoMeQuedoEnCASA
  6. RAZONES POR LAS CUALES DEBES VER SHE-RA #CATRADORA
  7. Víctor Manuelle - Tengo Ganas - YouTube
  8. Mikela Waldman, velocidad y técnica desde San Francisco para el flanco derecho del ataque
  9. Si Yo Tengo Muchas Ganas de Aplaudir - Rondas y Clásicos ...

Vídeo oficial de Victor Manuelle de su tema 'Tengo Ganas'. Haz clic aquí para escuchar a Victor Manuelle en Spotify: http://smarturl.it/VMSpot?IQid=VMTG Incl... Suscríbete http://bit.ly/SuscribeteElReinoInfantil Síguenos/Follow us: Facebook https://www.facebook.com/ElReinoInfantil Instagram https://www.instagram... Suscríbete http://bit.ly/ToyCantando Juegos: https://toycantando.tv/juegos Follow Toy Cantando: Facebook http://facebook.com/ToyCantando/ Instagram h... Tengo muchas ganas de llegar y comenzar a entrenar con el equipo. Espero estar bien en la clasificación este año y que salga una temporada llena de éxitos', continuó para despedirse diciendo ... Ya tengo ganas de conocer al tal Don Corneo, pero acabamos de llegar y no hay que empezar la CASA por el tejado. Si tuviera dinero tiraría la CASA por la ventana y compraría muchas cosas, pero ... Tenía muchas ganas de hacer este video, por todo el hype que tengo con la serie. AVISO: Hay spoilers. Espero que con esto, la gente pueda conocer más de She-Ra y hacerse fans tanto como yo. Tengo muchas ganas de verle en el partido, será la primera vez que vaya a un estadio (de fútbol)”, dijo Murtaza tras el emotivo encuentro. ... donde lo primero que preguntó al llegar a suelo ... Espero que os guste esta aventura que está por llegar al canal. Decidme lo que os apetece ver de todo ello ^^ Tengo muchas ganas de compartirlo con vosotros. Gracias por estar ahí siempre. ️💚💙💜 SUSCRIBETE AQUI! http://goo.gl/HKuo86 💛 Online Store http://bit.ly/2NcadXA Todas las Canciones AQUI https://goo.gl/68D7V2 Todos los Capítulos AQUI...